Facebook: Una ventaja a la hora de ligar

Facebook es un método genial para compartir tu día a día con esas amigas a las que no ves muy a menudo o para recibir noticias de alguien que se ha ido a recorrer el mundo durante 6 meses. Pero esta red social, que ya hace mucho tiempo sirvió para cambiar la forma que tenemos de relacionarnos, nos da también una ventaja a la hora de ligar.

Hace 10 años, cuando salíamos un fin de semana y “fichábamos” a un chico, convencíamos a nuestras amigas para que el sábado siguiente volviésemos al mismo bar a la misma hora esperando que él estuviese allí. Si la suerte (o su rutina) nos era favorable, le veríamos a lo largo de la noche y seríamos lo suficientemente valientes como para pedir una copa en la barra a su lado y quizás cruzar un par de miradas y rozarle el brazo.

Ese gesto era lo suficientemente importante como para que al siguiente jueves nos fuésemos de compras pensando en él y por supuesto, el sábado repitiésemos la jugada. Cada semana conseguiríamos más información y dependiendo de cómo jugásemos nuestras cartas conseguiríamos enrollarnos con él o no. Pero ese goteo de progresos no mantenía “vivas” y en el fondo, sabíamos que lo más importante no era lo que pudiese pasar entre nosotras y él, lo que realmente importaba eran las conversaciones monotemáticas que manteníamos con nuestras amigas a diario y los sueños que nos inventábamos. Sí, él era la razón de cada uno de nuestros suspiros, pero las protagonistas únicas éramos nosotras. Al fin y al cabo, ¡era nuestra película!

Pero ahora, si sales un viernes y eres de esas chicas de la vieja escuela que necesita unas miradas, un tonteo y algo de imaginación antes de acercarte a ese “misterioso chico de la esquina”, ya no hace falta que gastes tu sueldo (antes era tu paga) en salir todos los fines de semana. Ahora basta con mirar las fotos que la discoteca ha puesto en Facebook, encontrarle, esperar que esté etiquetado en la foto y así descubrir toda su vida cuando dos segundos antes no sabíamos ni su nombre. Solo hay que agregarle como amigo al Facebook y empezar a chatear!

No os preocupéis si os sentís un poco psicópatas por haberle localizado sin que ni siquiera él sepa que existes, la vida se vive ahora en las redes sociales. Y no nos engañemos, no han cambiado tanto las cosas… al fin y al cabo, solo tenemos que cambiar un poquito el decorado de nuestra película, pero la historia sigue siendo lo misma.

Ya no te irás de compras con tus amigas pero medirás cada foto y comentario que cuelgas, no te pasarás toda la semana hablando de él con las amigas pero sí aprovecharás las horas muertas del trabajo para contarles cada avance vía email y si al final no te interesa, te ahorras el mal trago de decírselo a la cara, con bloquearle es suficiente.

¡Ah! y si le has mandado una solicitud de amistad que no ha aceptado, no pasa nada… seguro que es una cuenta que abrió hace mucho y que ya no utiliza. Recuerda, tú eres guionista, actriz y directora… ¡que nadie te diga cómo hacer tu película!

Imagen: Facilisimo

Autor: Alaitz As

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *