Estimulantes sexuales femeninos: ¿qué les pone a ellas?

Entre esa montaña de diferencias que separa a hombres y mujeres, se encuentra su respuesta ante los estímulos sexuales. Si bien algunos se empeñan en difundir que las mujeres tardan más en “calentar motores” nosotras creemos que el tiempo de reacción depende de la habilidad del que toca. ¿Quieres saber dónde y cómo estimular a una mujer? ¡Toma nota!

Cada sexo tiene preferencias sexuales diferenciadas, por lo que responden de manera diferente a un mismo estímulo. Por ejemplo, está demostrado que los hombres se excitan más con imputs visuales, mientras que las mujeres se rinden a los susurros y las caricias.

En este sentido, la pornografía o la literatura erótica tienen efectos diferentes en cada sexo y deben utilizarse en consecuencia. También las fantasías y los deseos femeninos se diferencian de los masculinos. Toma nota de todo lo que debes saber para que una mujer alcance el cénit de placer.

La anatomía masculina

Obviamente, el físico masculino es uno de los afrodisíacos que tienen más poder sobre la líbido femenina. Las partes más sugerentes son las nalgas, los abdominales y los ojos

El resto también gusta, pero en menor proporción. El pene, al que los hombres conceden tanta importancia, apenas es significativo para la mujer (en cuanto al tamaño se refiere). Ellas se fijan más en la habilidad a la hora de utilizarlo que no en el tamaño.

Fantasías femeninas

Las mujeres somos cada vez más desenvuletas en esto del sexo y hoy nos atrevemos a confesar nuestras fantasías sexuales más picantes.

Y es que el poder de la mente mantiene ocupadas al 71% de las mujeres, que utilizan sus deseos más ocultos durante el coito y la masturbación.

En cuanto a la temática, algunas de las fantasías sexuales preferidas por las mujeres son:

La chica mala: adoptar el papel dominante es excitante para la mayor parte de las mujeres. Si sueles tener este tipo de fantasía quiere decir que eres activa, seductoa y explosiva. Además te encanta la lencería y los juguetes eróticos así como los comentarios un tanto obscenos y atrevidos en la cama.

Hacer el amor de forma salvaje: lo prohibido nos atrae, por tanto, fantasear con tener un ‘apretón’ y acabar rasgándonos la ropa en un lugar público es una de las fantasías más comunes entre las mujeres.

Algunas mujeres le añaden a esta fantasía un toque de agresividad que incluye ataduras y pequeños cachetes o arañazos.

Hacer el amor con un desconocido: es un fantasía que tiene el 21% de las mujeres. El problema está en que algunas féminas ven este acto como un indicio de infidelidad, pues se suele imaginar que estos encuentros amorosos suceden con alguien del trabajo o algún vecino.

Mantener relaciones sexuales con otra mujer: aunque los hombres confiesan que para ellos sí es excitante ver a dos mujeres practicando el sexo, a las mujeres nos cuesta más hablar de este tipo de experiencias.

Pornografía

Existe poco material pornografíco dedicado a la mujer. En las películas de este género, el papel de la mujer es degrandante y las escenas de sexo son demasiado explícitas como para que una mujer se excite. En la actualidad, algunas directoras noveles se dedican a hacer porno para mujeres: mucho más erótico y menos ‘machista’.

Sí, las imágenes sexuales son una buena arma para calentar motores, pero se debe saber escoger entre la amplia oferta que está a nuestro alcance.

¿Qué imágenes excitan a las mujeres?

  • las románticas heterosexuales
  • sexo en grupo moderado (dos hombres y una mujer)
  • con intercurso genital heterosexual (incluso aunque el hombre maltrate a la mujer)
  • sexo en grupo explícito (tres hombres y tres mujeres)
  • sadomasoquismo moderado
  • sadomasoquismo duro

Biblioteca erótica

En la literatura, las mujeres ya tienen mucho ganado. Corín Tellado es la escritora española más leída después de Cervantes y la novela es un género que siempre ha estado ligado a la mujer.

Sin embargo, la forma e incluso la finalidad de los textos dirigidos a las mujeres están cambiado. La nueva literatura erótica se aproxima al manual y trata el sexo de manera dicertida y sin tapujos.

Así que puestas a leer, ¿por qué no juntar dos placeres? Algunas mujeres se derriten con novelas románticas salpicadas de erotismo. De ellas se pueden obtener ideas o simplemente pasar un rato agradable imaginando ser la protagonista.

“Cómo mejorar tu vida sexual" de Rachel Copelan y "Los placeres de Lola” de Raquel Traba

Ver más…

Libros eróticos: pon una nota picante en tu equipaje

¿En qué piensan las mujeres? Desvelamos las fantasias femeninas más ‘hot’

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *