Errores que los hombres suelen cometer al tener sexo con las mujeres

Tanto a hombres como a mujeres les gusta el sexo. Al menos, en la gran mayoría. Pero hay veces en que ellos creen que ciertas cosas les gustan a ellas, y parece no ser tan así. Solo a modo de guía, y para que puedas tener en cuenta en tu próximo encuentro sexual con tu dama, toma nota de estos errores. De más está decir que la comunicación en una pareja es, precisamente, esencial para conocer al otro y saber qué le gusta realmente y qué preferiría evitar.

No dedicar suficiente tiempo al juego previo

Hay veces en que el hombre va demasiado apurado y pasa directamente a la penetración, grave error: de hecho, suele ser decepcionante para una mujer. Los preliminares son, casi, sagrados y nada peor que pasarlos por alto o no dedicarles el tiempo necesario.

Si van a acariciar, háganlo bien

El clítoris es muy sensible, y si bien el que sea acariciado y estimulado es algo que gusta a la mayoría de las mujeres, hay que tener cuidado y ser suave, ya que de lo contrario no solo no proporcionará ningún placer sino que incluso puede llegar a ser molesto y a lograr el efecto adverso: en vez de estimularlo, “bloquearlo”.

juegoprevio2

Los pechos

Si bien la mayoría juega con los pechos y es algo que también da placer, similar a lo anterior, no hay que ser demasiados bruscos con ellos. Siempre serán mejor las caricias suaves, los besos, los movimientos cuidadosos a los más fuertes. No son “pelotas”, son pechos.

La cantidad no es lo más importante

Y esto es uno de los grandes errores de los hombres: el creer que lo que importa es la cantidad, y no la calidad. Los hombres suelen ser competitivos en todo, y también en el sexo, pero a las mujeres no les importa tanto cuantos orgasmos se alcancen, sino que lo que se alcance sea realmente placentero y significativo.

Un par de nalgadas está bien, pero a no excederse

Un pequeño azote en pleno apogeo de la pasión no está mal, pero ya el dar nalgada tras nalgada no es algo bueno ni que la mujer suela valorar. Como en todo, el justo medio, nada de excederse ni pasarse de la raya.

Ojo con las orejas

Si bien las orejas son una zona erógena, también en la mujer, y algún beso o “chuponcito” puede encender, ya el sobrepasarse y el llenarla de baba no es para nada erótico. Así que, como en lo anterior, a ser moderados, señores.

Imágenes: universoalessandra.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *