En el sexo… ¿Se fijan los hombres en la celulitis, estrías y demás?

Cuando sales de la regadera sometes a tu cuerpo a una inspección minuciosa para analizar si la celulitis no se ha expandido, si el trasero sigue en su sitio o si tus encantos naturales no han sido víctimas del efecto de la gravedad, ¿te has preguntado alguna vez si tu chico lo nota?

Aunque la respuesta te sorprenda, los hombre se fijan muy poco en esas cosas.

Aunque pareciera que viven obsesionados con la «perfección» de los cuerpos de las famosas (productos del photoshop o la cirugía), en ocasiones no ven esos detalles que a ti te avergüenzan.

De acuerdo a terra, ellos observan a la mujer más como algo global en vez de reparar en detalles.

¿Cómo ven ellos esas cosas que no te gustaría tener?

Esas pequeñas «imperfecciones» sí son importantes para las mujeres. Pero no debes proyectar tus propios temores, racionalizados, como si fueran intenciones o pensamientos de los demás. Al menos en cuanto a los hombres se refiere.

A los seres humanos les gusta llamar la atención y sentirse queridos, también gustan de resaltar sus atributos físicos para conseguir el objetivo de ser el «alma de la fiesta» y ocultar, en la medida de lo posible sus defectos (físicos o morales), estas características son compartidas por ambos sexos.

El afán perfeccionista y riguroso con la imagen personal que tienen las mujeres no corresponde con la atención pormenorizada que tienen los hombres.

Las mujeres se preocupan por ocultar las estrías y que no se vea la celulitis para no «apagar la llama de la pasión», sin embargo un hombre jamás se acercará o empezará una auditoría anatómica para encontrar imperfecciones de la mujer con la que comparte el lecho.

¿De dónde viene la necesidad de gustarle a los demás?

Se han empleado argumentos de tipo social para explicarlo.

El rol femenino tradicional exigiría a la mujer estar permanentemente dispuesta para atraer a un hombre y casarse. En ese contexto, en dos mujeres de belleza semejante una sólo tendría ventaja sobre la otra resaltando más los aspectos positivos de su físico y disimulando las pequeñas imperfecciones que podrían empañarlo.

De alguna forma, la sociedad patriarcal forzaría a las mujeres a sentirse artificialmente preocupadas por las imperfecciones haciéndoles creer que en caso contrario tendrían poco quehacer con los hombres. Porque aunque una mujer diga que se arregla para ella misma, no nos engañemos. En el fondo se encuentra la necesidad de arreglarse para sentirse atractiva.

Sentirse atractiva significa sentirse con capacidad de atraer. ¿Atraer a quién? A otras mujeres, vale, y es cierto. Pero ¿a los hombres no?

Esta presión social no es algo nuevo ya que desde que el mono pudo permanecer en sus dos pies y desarrollar un pulgar y empezó a organizarse en tribus el hecho de que alguna de las habitantes de la cueva tuviera un «defecto» la aislaba del resto del clan por lo que socialmente quedaba excluida ya que nadie querría interactuar con ella.

Entre los chimpancés pigmeos o bonobos, algunas de cuyas conductas son tremendamente similares a las nuestras, los machos suelen pasar toda su vida en el grupo social donde nacieron. Pueden ascender en el mismo a lo largo de la vida, permanecer siempre en el mismo estatus o descender. Pero pasan toda su vida en su grupo de origen.

No sucede lo mismo con las hembras. Éstas, cuando les llega la edad de aparearse, se van de su grupo y se integran en otro diferente. Probablemente esto suceda para evitar ser fecundadas por un macho que bien podría ser su padre o su hermano.

Como es de esperarse el proceso de integración de las hembras en los nuevos grupos sociales no es nada fácil, tienen que gustar y destacar de las demás.

Deben ser aceptadas por los líderes (las cuales son hembras), solo cuando son aceptadas pueden buscar apareamiento con los machos.

De esta forma podemos entender porqué las mujeres se preocupan mucho más por su aspecto que los hombres (es inevitable, se ha heredado de los monos).

Sin embargo ellos tal vez tampoco hayan evolucionado ya que cuando tienen la palabra SEXO metida en la cabeza, lo último que les preocupa es que la chica con la que intiman tenga celulitis.

Así es que no te preocupes más de lo normal, mejor disfruta el momento, no hay nada más seductor que una mujer segura de sí misma y eso se logra aceptándote y cuidándote.

Recuerda que aunque se empeñen en vendernos la moto, la perfección NO EXISTE y ahí radica el encanto.

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/sexo`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367