En San Valentín, ¡El mejor sexo de tu vida!

¿Qué es mañana? No me digáis que no lo sabéis porque todas las que sienten devoción por el sexo, tienen el día de mañana marcado con tres cruces bien grandes. ¿Y por qué tres?, pensarás. ¿No te lo imaginas? Te contamos unos trucos para que el 14 de febrero tengas el mejor sexo del año.

Estamos todas contando las horas para que San Valentín haga su aparición estelar. Pero esta vez no queremos flechas de amor, ¡queremos flechas de pasión!

Ya estamos muy escarmentadas de los príncipes azules. ¿Eso existe? Ahora nos hemos tomado un kit kat, un respiro de hombres. Bueno, a decir verdad, un respiro de relaciones sentimentales. Pero… no cabe decir que eso no descarta las relaciones sexuales.

Qué atrevidas, pensarán las que tienen pareja. Pero desde Nosotras no excluimos a nadie. Por eso, nuestros siguientes trucos son para ti, que no tienes a ningún maromo que te ronde, y para ti también, que suspiras por tu chico.

Te ayudamos a pasar la noche más caliente del año con unos sencillos pasos. ¿Y cómo empezamos? Lo primero son las ganas. Hasta que llegue la noche, debes ir mentalizándote todo el día de lo que te espera en unas horas. ¡Así cogerás la cama con mucho más gusto!

Aprovecha cualquier ratito libre que tengas para escaparte a la tienda de bajo y comprarte ese conjuntito lencero que no puedes parar de mirar. Compra en el súper un poco de alcohol, frutas y zumos varios. ¿Tienes tiempo? ¡Vamos a preparar algunos cócteles! Seran el toque exotico de los preliminares…

Tienes que tenerlo todo muy bien pensado. Las que tenéis novio, lógicamente tenéis hombre con el que pasar la noche. Pero… ¿y las que no? ¿Qué hacemos? No me digas que no tenéis a un sex-amigo por ahí o al que siempre recurrís cuando estáis necesitadas de mimos. (No es cuestión de aprovecharse porque ¡los dos lo pasaréis genial!)

Vale. Son las 20.00. ¡Que no cunda el pánico! Tienes el rissotto casi preparado, el pescado al horno y el tiramisú en la nevera. Un buen vino blanco, bien frío. ¿Y tú? ¿Estás arreglada? Corre a ponerte el conjuntito de lencería que te has comprado.

Los siguientes pasos son muy sencillos. Cuando llame al timbre le sorprendrás de esta guisa. Pero es aquí cuando empieza el juego. La cena debe ser en ropa interior en todo momento. La música debe estar bajita pero que se oiga. No podéis hablar la primera media hora, solamente os podréis expresar con las miradas y las caricias. (¡Piensa en lo que les gusta que les toquemos con los pies!).

Y cuando ya estéis muy excitados, levántate y susúrrale al oído. Dile lo que en ese momento se te pase por la cabeza. ¡Pero que lo sorprenda, que sea sexy! Sirve dos cocktails y llévatelo a la cama. Dale de beber de tu copa, échale un poco sobre la piel y laméselo… ¡Tienes muchas maneras de ponerlo más a tono, si es que todavía no lo está!

Es muy importante que los preliminares sean muy lentos y les déis mucha importancia. ¡De ellos dependerá el nivel del orgasmo de después! Y lanzaos a la acción… ¡Seguro que en eso no necesitáis ninguna guía!

La clave es el juego, estar jugando durante toda la noche. Y sobre todo, pasarlo bien, divertirse. Nosotras te ayuda a que, incluso en San Valentin, sepas sorprender a tu pareja. No se lo puede imaginar. Si nos haces caso, tendras uno de los mejores orgasmos de tu vida.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *