¿En qué consiste el sexo vainilla?

El “sexo vainilla” es una forma de denominar el sexo convencional siempre dulce seguro y predecible. No existe una medida para determinar el grado de placer sexual de una pareja, cada quien elige lo que lo satisface. Lo importante es que la pareja se ponga de acuerdo para hablar sobre lo que quieren, lo fundamental es no caer en la monotonía. Si lo tradicional empieza a parecer aburrido, es momento de experimentar nuevas cosas.

Características del sexo vainilla

La vainilla es el sabor más común de los postres: es una práctica suave, dulce, tranquila, vas a llegar al orgasmo a tu propio ritmo. Por ejemplo, practicando la posición de “El misionero”. En esta práctica hay un contacto físico y emocional. Los rostros quedan frente a frente, se crea un lazo más estrecho con la pareja. El “sexo vainilla” es un sexo tranquilo, sin sobresaltos ni emociones fuertes. Generalmente, no se usan juguetes sexuales en su práctica.

Cuando llevas mucho tiempo con tu pareja los encuentros sexuales pueden volverse monótonos y rutinarios. En estos casos la señal puede ser que hay una sobredosis de sexo vainilla y es tiempo de agregar nuevas experiencias y chispas a la relación, no se puede abusar de lo convencional ya que todos los extremos son malos.

Las ventajas del sexo vainilla

El sexo convencional tiene muchas cosas a su favor, lo importante es intentar cambiar la rutina cuando éste se vuelve aburrido .

  • Es una manera de reencontrarse con la pareja.
  • Puedes sentir y tener contacto con todo el cuerpo de tu pareja.
  • El misionero es una posición que los hombres eligen, porque les proporciona una penetración profunda.
  • Nuestras caras están en contacto, el contacto visual es importante para intensificar la relación.
  • El hombre tiene un gran campo para excitarla y llevarla al orgasmo, por lo que ella se siente deseada.

 

Recomendaciones

  • Pregúntale a tu pareja lo que le gusta para mejorar algunas áreas en el campo sexual.
  • Compartid fantasías, buscad nuevas maneras de incentivarse entre los dos y despiertad el deseo.
  • Sorprende a tu pareja tomando la iniciativa, en un momento en que él no lo espere.
  • Prestad importancia al erotismo, agregad masajes sensuales con aceites especiales, no ir a la penetración directamente.
  • Jugad, incluid juguetes, elementos interesantes, siempre que los dos estéis de acuerdo.

 

No existe buen sexo ni malo, el placer y la sexualidad satisfactoria depende de cada pareja y de cómo la disfruta, lo bueno es no caer en la rutina para vivir una sexualidad plena en pareja.

 

 

Imágenes: Desde la Plaza, Siempre Mujer, Radio Mujer, Diario Público.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *