Ellos las prefieren pelirrojas ¡Seducción al rojo vivo!

Ante ellas no tenemos nada que hacer. Los hombres nos lo han confesado: las prefieren pelirrojas. Les crean más deseo, encienden más sus motores y, claro, con tanta calor en el cuerpo, es normal que cuando ven a una pelirroja se lancen a por ella.

Por eso, cuando tú estás en una discoteca y tienes a un grupo de pelirrojas al lado, algo muy, muy pero que muy extraño, sientes que las miradas se desvían completamente hacia ellas. Y es que algo tienen; desprenden tal brillo que nadie puede dejar de mirarlas.

El color de su pelo, al fin y al cabo, es lo de menos. Es la fuerza que transmiten. Inconscientemente, el tono les da seguridad en sí mismas. Por lo que si eres pelirroja, explota al máximo tus genes, guapa. Y es que, como se dice, ellos las prefieren pelirrojas, pero se casan con morenas.

Las mujeres con este particular color en el pelo tienden a ser más fuertes, más dominantes, posesivas y tienen las cosas muy claras. A ellas nadie las engaña. Y, claro, esto para un hombre es buenísimo. Siempre y cuando sea una etapa de su vida de jugar y de descubrir nuevas emociones.

Eso sí, cuando llega la formalidad a su vida, prefieren estar con mujeres mucho más estables. Como las morenas o las castañas. Pero hay que tener algo en cuenta… Las pelirrojas no son tan fáciles de poseer como muchos creen. Así que si algún hombre nos está leyendo… Es fundamental descubrir cómo seducen y se dejan seducir.

Son atractivas por méritos propios. Transmiten calidez, transmiten algo de exotismo y autenticidad. Y es que hay tan pocas pelirrojas naturales que, para los hombres, hay que ir a por ellas y no pensárselo dos veces cuando conocen a una.

Enamoran gracias a ser, prácticamente, únicas. Al menos sí en la parte física. Pero, además, suelen ser voluptuosas y suelen tener unos labios de impacto. Las miradas, los movimientos con su pelo o las poses naturalmente provocativas son detalles de su seducción.

Y es que, al contrario que muchas otras, las pelirrojas seducen dejándose seducir… Porque saben que, gracias a su rojo, tienen mucho ganado. ¿Algún hombre podría decir lo contrario?

Imagen: Mad Men.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *