El vibrador y sus beneficios sexuales

¿Sabías que el uso del vibrador no es malo? ¿Qué este tipo de juguete sexual tiene efectos positivos en la sexualidad femenina? Desvelamos las razones terapéuticas para querer al vibrador.

A pesar de la liberación sexual femenina y de que cada vez se hable con mayor naturalidad sobre el sexo, los vibradores siguen siendo tema tabú. Y es que ¿por qué cuesta reconocer que sí, en el cajón tenemos un vibrador?

Según un estudio realizado en el Centro de Promoción de la Salud Sexual en la Universidad de Indiana, Estados Unidos, el 52% de las mujeres entre 18 y 68 años han usado el vibrador alguna vez. Además, se pone de manifiesto que los vibradores son de gran ayuda para a sexualidad de la mujer.

  1. Aumenta la excitación y lubricación y facilita el orgasmo.
  2. Ayuda a descubrir el cuerpo y los gustos sexuales. El uso de este tipo de juguete en la intimidad te permite descubrir nuevas zonas erógenas como por ejemplo los senos.
  3. Te ayuda a familiarizarte con tu intimidad y da menos reparo el visitar al ginecólogo.
  4. Ayuda a tratar la anorgasmia.

Más allá ser considerado un juguete sexual, para usar en esos momentos de intimidad,  los expertos recomiendan su uso ya que ayuda a la mujer a descubrir su cuerpo y sobre todo sus gustos sexuales. “El uso de los vibradores “mejora las relaciones sexuales” porque hay mujeres que tienen la musculatura tensa y este topo de aparatos ayudan a relajar esa zona y aumentar la circulación sanguínea”, afirma Alicia Molina, fisioterapeuta especializada en el suelo pélvico, según recoge ideal.es.

En esta misma línea, la sexóloga Sylivia de Béjar explica que el uso del vibrador “ es una forma de sensibilizar la vulva y vagina gracias al aumento de la circulación sanguínea que produce la vibración”.

De hecho, si echamos la vista atrás y nos remontamos a los orígenes del virador, ya se pone de manifiesto que función inicial era médica. El primer vibrador lo inventó en 1880 el médico Joseph Mortimer Granville para combatir la histeria femenina provocada por un exceso de lubricación, irritabilidad y crisis de ansiedad.

A día de hoy, en el mercado, seguro que ya te habrás percatado que existen modelos para todos los gustos. Hay vibradores para estimular el punto G, modelos pensados para el clítoris, hay masajeadores, dildos, las conocidas bolas chinas… Además, cada vez más la estética es más importante y muchos de ellos, no solo se convierten en un juguete sexual de lujo sino que algunos mantienen una apariencia de lo más inocente.

Imagen: Shiri Zinn

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. En España aún nos falta mucho para admitir que ese 52% de mujeres usamos vibradores, tanto en nuestra solitaria intimidad como en las relaciones con nuestra pareja.
    El uso de vibradores parece que sea una cosa mala, y todo lo contrario, si es verdad que nos ayuda a las mujeres a definir mucho mejor nuestra sexualidad y nos ayuda a explorar nuestro cuerpo, descubriendo de esta manera las mejores zonas erógenas de nuestra anatomía y define con exactitud nuestras apetencias sexuales.
    Por otra parte, la incorporación de los vibradores en las relaciones sexuales en pareja, ayuda mucho a aumentar los placeres sexuales, nos ayuda a nosotras a lubricar mucho antes y mejor para disfrutar de mejores penetraciones, al tiempo que podemos aumentar el disfrute de más orgasmos en cada una de nuestras relaciones sexuales en pareja.
    Muchas mujeres admitimos que desde que utilizamos vibradores en nuestras relaciones sexuales en pareja, en una relación sexual, después de haber tenido un par de orgasmos conjuntamente con las caricias de nuestra pareja y la inserción del vibrador, llegados a la penetración del pene de nuestra pareja, lo disfrutamos mucho más tanto nosotras como ellos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *