El arte de la manipulación ¡Los besos nos delatan!

Lo sabemos pero no lo reconocemos ante los hombres. Sabemos cuáles son sus puntos flacos. Sabemos dónde atacar y dónde tocar para manipular. Y es que guardamos más de un secreto.

Es una de nuestras armas. La seducción femenina tiene muchas claves, y esta es una de ellas. La manipulación puede ser suave, ayudándonos a conseguir ciertos privilegios, como regalos o citas románticas. O puede ser más agresiva, ayudándonos a conseguir mucho más.

Pero si hay algo que nos define, eso es la sutileza. Y es que la elegancia y la clase nos hacen comportarnos en cada momento. Y con ello buscar estrategias para llevar a cabo nuestra manipulación. Somos rápidas e inteligentes. Y sabemos cómo hacerlo para llegar a nuestro objetivo.

Una de las formas que tenemos, y una de las más audaces son los besos. Y es que si queremos convertir la manipulación en un arte, esta debe ser a través de los besos. Por lo tanto, si nunca habías contemplado la posibilidad de portarte mal y de ser algo estratega, hazlo.

Hazlo de forma femenina. Hazlo con gusto y con clase. Y que no te sepa mal manipular. Al fin y al cabo, todo es un juego. Y hay que jugar como campeonas.

Imagen: Mango.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *