Dudas fuera: el aborto (II parte)

Uno de los últimos artículos, publicados en esta revista, despertó en vosotras una curiosidad mayor a la que esperaba, muchas preguntabais acerca de los riesgos reales de abortar voluntariamente y me pedíais más concreción acerca de los daños, ya que yo me había centrado en la parte más legal.

Como yo no soy ginecóloga, tenía que informarme con la intención de ofreceros una información veraz y útil. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que Internet es un foco de mentiras y malas interpretaciones acerca del aborto. En la red se entremezclan páginas pro-abortistas y páginas en contra, que dicen cosas totalmente diferentes. Como tenía que escribir esto me acerque a algunas clínicas, pero no en las que hacen abortos, quería opiniones no implicadas y los ginecólogos por fin me aclararon algo.

Lo primero deciros que ni se os pase por la cabeza meteros en cualquier sito a abortar, NUNCA tengas un aborto que sea ilegal, ni te hagas un aborto en casa de alguien o tomando venenos. El aborto es seguro cuando se hace en una clínica legal o en un hospital.

No olvidéis que es una operación médica que debe de hacer un profesional cualificado y como cualquier operación médica puede asustar un poco, pero un aborto bien hecho tiene pocos riesgos. Puede incluir calambres y un poquito de sangre. Aunque sean utilizadas las más actuales técnicas quirúrgicas, si no se hace correctamente pueden causar lesiones al entrar en contacto con los delicados tejidos del útero. Es buena idea llevar a tu pareja familiar o una amiga para que no estés sola.

El problema nos viene cuando elegimos mal la clínica, ya que hay muchas cosas que pueden hacer mal y se corren serios riesgos de afectar el mecanismo normal de protección del cuerpo. Un mal trabajo médico puede provocar ciertas complicaciones inmediatas como:

Hemorragias: las mujeres que abortan pueden necesitar de transfusiones, pues en el aborto quirúrgico hay pérdida de sangre, las buenas clínicas deben de poder hacer frente a esto, a pesar de que las transfusiones no son muy habituales si se hace bien.

Infecciones: si el legrado fuese incompleto, o si el acto quirúrgico fuese realizado sin la necesaria asepsia, la mujer está sujeta a serios riesgos de infección tubaria.

Los instrumentos utilizados durante el aborto para dilatar el cuello uterino, si no se emplean adecuadamente, pueden causar lesiones, que podrían repercutir en embarazos deseados posteriores. Además no debemos olvidar, que en algunas mujeres, lo que si aparecen posteriormente al aborto, son problemas psicológicos, provocados por el sentimiento de culpa. Pensároslo bien, buscar las alternativas que más se ajusten a vosotras y aseguraros de que la opción tomada es la que más se ajuste a tus ideas.

Las mujeres con Rh-, necesitan un antídoto inmunoglobulina antiRh, que las previene de las reacciones provocadas por la exposición a la sangre positiva del feto mal logrado, pudiendo alterar los siguientes embarazos deseados.

Chicas, esto es como todo, no tiene que pasar nada y normalmente no pasa, pero puede pasar si no haces las cosas como debes. En el hospital te informarán de todo y ahora además te lo hacen, así que no hagáis locuras.

Imagen de Etam.

Irene Liñares es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Santiago, y experta en Sexología. Tiene una amplia experiencia como educadora y asesora sexual. Actualmente dirige la clínica Ishtar de Psicología Sexual y de Pareja

Autor: Irene Linares

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *