Disfruta del sexo durante el embarazo

El sexo durante el embarazo es más común de lo que se cree, no sientas ninguna preocupación por mantener relaciones con tu pareja ya que esto no daña a tu futuro bebé

Uno de los mitos más comunes en relación con la sexualidad es que una mujer no debe mantener relaciones sexuales durante el embarazo ya que esto puede perjudicar tanto al bebé como a la madre.

Cada vez más personas tienen claro que esto no es así, que no existe ningún problema en que una pareja continúe con su vida sexual habitual durante la gestación de su bebé, a menos que el profesional médico indique que se trata de un embarazo de alto riesgo. Si el ginecólogo no observa ninguna anomalía que obligue a seguir unas precauciones especiales, la pareja debe actuar con total normalidad en sus relaciones sexuales.

Lo que sí es cierto que una mujer embarazada está sometida constantemente al efecto de sus hormonas, que pueden causarle variaciones en su apetito sexual, por lo que no es extraño que durante alguna etapa de su embarazo su apetito aumente. Durante el primer trimestre lo lógico es que las relaciones sexuales sean más escasas debido a las nauseas y al malestar que sufren muchas embarazadas.

Toda esta situación cambia y durante el segundo y el tercer trimestre el apetito sexual de la mujer suele aumentar, ya que los cambios en el flujo sanguíneo durante estas semanas hacen que las relaciones sean más placenteras para ellas.

En la recta final del embarazo, las parejas suelen tomar más precauciones, por miedo a dañar al bebé, pero en un embarazo que se está desarrollando con total normalidad no es necesario renunciar a las relaciones, que son incluso beneficiosas, ya que ayudan a preparar el cuerpo para el parto.

En cuanto a las prácticas y las posturas, basta con escoger aquellas en las que no se ejerza una presión excesiva sobre el abdomen, como las que ya te propusimos hace semanas. La vida sexual de sus padres no perjudicará en absoluto al bebé, ya que se encuentra lo suficientemente protegido como para no notar ninguna molestia del exterior.

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *