Detectora de mentiras profesional ¡Tu chico a juicio!

Cuando se avecinan fechas especiales, como las Navidades que se aproximan, las mujeres solemos estar más sensibles de lo normal. Cualquier expresión la engrandecemos, la exageramos y el resultado es el de convertirnos en un cúmulo de sentimientos a punto de explotar. Nos convertimos en chicas tan susceptibles que también lo exportamos a nuestra relación. Con él nos comportamos de una forma muy dulce, pero creemos que su respuesta no es la misma.

Y aquí empezamos a comernos la cabeza. Hasta tales proporciones que lo cuestionamos todo. Cierto es que no volvemos más perspicaces, cierto es que la esquizofrenia parece inundarnos y cierto es que nuestro chico se da cuenta de nuestros niveles de comida de cabeza. Cuando te encuentras así piensas que te está mintiendo en todo, que tiene a otra amante o que ya no sueña contigo. Y es que las mujeres somos tan posesivas que queremos controlarlo todo.

Pero puede que nos estemos equivocando. Puede que tus mismos sentimientos a flor de piel desencadenen reacciones que sobran y que no están justificadas. Aunque, también puede, que sí, que tus sospechas sean ciertas yq que tengas al lado al hombre más mentiroso del mundo. También somos listas, somos inteligentes y sabemos leer la mente a los chicos. Así que cuando algo no te cuadra, desconfía e investiga. Este es nuestro consejo del día. Porque el sexto sentido femenino ¡existe y es efectivo!

Podrás poner a tu chico a juicio y sonsacarle el máximo de información. Porque todos mienten alguna vez en su vida y en la relación. Y aunque sean pequeñas mentiras, tontería de entre novios, tú necesitas tener confianza y sinceridad. Esto es clave en cualquier pareja. Por ello, para que no te rayes demasiado y para que no pienses más de lo necesario, te enseñamos a ser la más detectora de fraudes.

Cuatro son los recursos que podrás utilizar para saber cuándo te está mintiendo y cuándo te está diciendo la verdad. El pestañeo, la postura, la comisura de los labios o sus gestos son los más estudiados. Así que vamos a extender estos estudios para todas. ¡Vamos a terminar con tantos cuentos innecesarios!

El pestañeo es algo natural en la persona. Normalmente se pestañea de seis a ocho veces por minutos. Pero si ves cómo pestañea de forma rápida, acelerada y que lo hacen con más intensidad de lo habitual, ya sabes a qué se refiere. Si, además, no para de girar los ojos de un lado a otro, lo tienes clavado. Te está mintiendo.

La comisura de los labios también es otro de estos signos tan decisivos. Apretar, tocárselos con los dedos o tener la boca abierta y no decir ni mu evitará que te diga la verdad. Así que estate atenta para poder detectar sus mentiras.

Mal sentado, curvado, nada erguido e incómodo. Así están cuando tienen algo que decirte y no terminan de explicártelo. Si te da la impresión de que está nervioso y de que sus pies apuntan hacia la puerta… Significa que quiere huir de ti.

Y, por último, esos sabios gestos que serán decisivos para enterarte de cuándo te está mintiendo. Puede tratarse de un hombre que es más nervioso de lo normal, que es hiperactivo o que no puede estar quieto y gesticula demasiado. Pero normalmente, en su caso, ellos son más bien tranquilos. Y no creas que hablar con una mujer les pone nerviosos. Si sientes este nerviosismo, si ves cómo esconde sus manos o cómo las mete en el bolsillo ¡hay peligro!

Imagen: One Day.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *