Descubre cómo eres en la cama según los arquetipos sexuales: inhibida, apasionada, creativa…

Las relaciones sexuales, tanto en una pareja estable como en un encuentro ocasional, tienen como base la interacción social.

Obviamente hay diferencias entre una relación social convencional y una en la que los individuos acaban compartiendo algo tan íntimo como es el sexo.

Por eso, la palabra no tiene por qué ser el método decomunicación en las relaciones sexuales, de hecho, la mayoría prerfiere la insinuación a lo explícito. Y es que el lenguaje corporal y el rol que desempeña cada uno es sumamente importante en la comunicación sexual.

Muchas fantasías sexuales giran en torno al juego de roles, normalmente con los papeles de “dominante” y “sumiso”, pero hay ciertos factores que llevan a desempeñar una u otra función.

El rol que se adopta dentro de la pareja está relacionado con:

La situación en la que se produce el encuentro sexual. No reaccionamos del mismo modo cuando estamos en la intimidad que cuando tenemos gente alrededor. La falta de concentración o las situaciones tensas pueden llevar a jugar el rol de amante apresurado, que dedica poco tiempo a los preliminares y va directo a la penetración.

La personalidad. Aunque la confianza con la pareja ayude a deshinibirse, si uno es más bien tímido en sociedad, seguramente lo será también en la cama. Del mismo modo, una persona qie se miestre nerviosa, sentirá más frustación sexual si las cosas en la cama no van como esperaba. Se puede saber cómo es una persona en la intimidad por cómo es en su día a día, aunque a veces estas conclusiones no son del todo acertadas.

El grado de confianza con la pareja. Es lógico pensar que, si compartimos este momento con una pareja estable, nos sentiremos más cómodos, relajados y deshinibidos. Sin embargo, muchas personas disfrutan del sexo con más libertad si lo practican con un desconocido. No se siente la presión de agradar o no en el día a día. Son relaciones más espontáneas.

Aunque hay muy pocas personas que se ajusten al 100% en uno de los arquetipos sexuales, nos podemos sentir identificados con uno de ellos. Lo más positivo de conocer estos roles es no quedarse sólo con uno, sino configurar tu identidad sexual adoptando pinceladas de varios.

El inhibido. Tiene poca autoestima, inexperiencia o simplemente es tímido, por lo que espera a que sea la otra persona la que de el primer paso y lleve la voz cantante.

El creativo. Conoce todas las novedades sexuales del mercado: jueguetes, posturas,… Le gusta experimentar con su pareja y satisfacer su curiosidad sexual.

El clásico. Todo lo contrario al creativo. Este tipo de amantes prefieren hacer las cosas “a la antigua usanza”, nada de variar de postura y mucho menos de intrucir juguetes en las relaciones. Hablar de cambios le crea ansiedad, se siente incómodo frente a lo nuevo.

El apasionado. El sexo marca su relación de pareja y, sobre todo, su vida. Durante el sexo es muy espontáneo y está dispuesto a utilizar juguetes sexuales o cualquier otra cosa que “anime” la relación. Habla de sexo sin tapujos y confiesa tener facilidad para excitarse o llegar al orgasmo.

El fabulador. Es lo que comunmente se llama “un/a peliculero/a”. Se inventa sus propias historias sexuales, se las cree y se las explica a los demás orgulloso de sus conquistas. Pero en estos casos, la persona miente más que habla y lo que siente es un gran vacío.

El romántico. Para este tipo de amantes, cada relación es especial. Cuidan mucho los detalles y se preocupan por el disfrute de su compañero. Son aduladores y tiernos.

Ver más…

¿Cómo sorprenderlo en la cama?… ¡Ponlo a 1000 y déjalo sin aliento!

¿Quieres durar más en tus relaciones sexuales?… ¡Atenta a estos trucos y olvídate del coito express!

Dime cómo ligas y te diré como eres

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *