Dating online ¿El futuro de las románticas?

Puede que el negocio del amor esté en sus horas más bajas. Puede que se estén perdiendo las relaciones, el contacto directo y ese aire tan intenso que tienen los roces, el cariño y las miradas. Y es que con la llegada de Internet, la seducción, el delirio del amor y la sensualidad permanente e innata de nuestro cuerpo están siendo abandonadas por Nosotras, para dar lugar a unos mecanismos de amor más tecnológicos y menos pasionales.

Y es que, ¿qué sería del amor sin pasión? Estamos destinadas a no sentir y a no sufrir, porque ¿qué esperáis de un filtreo que se hace mediante unas teclas de un teclado? Nos gusta que el amor se abra a nuevos horizontes. Nos gusta ampliar las barreras de la seducción y del romance. Pero siempre que no sea apartando o borrando cualquier signo de amor natural, físico y de contacto.

O sea, que nos empeñamos a encontrar a nuestro príncipe azul saliendo a las discotecas a bailar, iendo al parque a hacer botellón o conectándonos a Internet. Nunca se sabe, lógicamente, dónde estará tu media naranja. Pero es triste pensar que sea al otro lado de una pantalla.

Porque las primeras reacciones como las miradas, los pelos de punta, las pupilas dilatadas o el corazón contraído es imposible que aparezcan cuando el chico al que estás mirando no está delante de ti. Y perder estos detalles hacen que comenzar una relación ya no contenga tanta magia como antes.

El dating online está ampliando su zona de actuación. Ahora no solo conoces a personas por Internet, sino que además, puedes tener citas con la persona que está al otro lado. Sí, nos gusta que el amor pueda traspasar fronteras. Pero al mismo tiempo no podemos evitar sentir incomprensión y algo de tristeza por tanta frialdad y por hablar de la conquista como si fuese algo banal.

Porque el dating online es muy positivo. Parejas que pueden estar en puntos geográficos distintos y que no por ello no puedan verse. Pero no llegamos a comprender cómo  alguien podría enamorarse sin todos esos estímulos no verbales, sin toda esa comunicación no verbal.

Por ello nos cuestionamos cuál es el futuro para todas las románticas. Nosotras nos consideramos como tal, pero nos parece imprescindible sentirnos cohibidas por un hombre, que las piernas nos flojeen al cogernos de la mano y que el corazón nos tiemble después del primer beso. Y todo esto no puedes sentirlo de forma online.

Así que solo nos queda pensar si tendremos que cambiar nuestras expectativas para con los hombres, y si tendremos que adaptarnos a las nuevas tecnologías como única vía de escape de las relaciones…. Esperemos que no porque el cortejo y los primeros días del romance son imprescindibles para empezar con  buen pie con un chico.

Imagen: Date.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *