Consejos divertidos y sencillos para iniciarte en el “bondage”

50 sombras de Grey dio a conocer el bondage al mundo y despertó la curiosidad de muchas personas que nunca se habían planteado probar estas prácticas sexuales. Ya sea por curiosidad sexual o simplemente para salir de la rutina, el bondage es una práctica sexual donde descubrirás un nuevo mundo de excitación, diversión y placeres increíbles.

Atarse tiene un componente erótico importante. Inmovilizar a la pareja con unas cuerdas de restricción, por ejemplo, aporta morbo y excitación y la parte dominante le aporta el poder absoluto, siempre teniendo en cuenta los límites pactados. Dejarse atar es ceder el control al otro, es entregarse y tener una sensación de vulnerabilidad e indefensión controladas. Nos dejamos atar para liberarnos y disfrutar al 100% de lo que el otro nos va a ofrecer. Si somos nosotros quien atamos, tenemos el privilegio de tomar la responsabilidad sobre el otro. Estar atados nos hace más receptivos y nos permite concentrarnos en el placer. De esta manera nos suben la adrenalina y la excitación.

 

 

 

Los siguientes consejos te ayudarán a iniciarte en en estas práctica de forma segura y divertida:

  • Si hay algo imprescindible en estos juegos son la comunicación, la confianza, la entrega y la sinceridad a la hora de expresar nuestras fantasías sexuales.
  • Hablar de las inquietudes y gustos de cada uno y establecer el rol de dominante o sumiso.
  • Definir un nombre para cada miembro de la pareja para separar el juego del mundo real, alejarse claramente de la vida cotidiana. Sirven para separar la ficción de la realidad.
  • Firmar un contrato forma parte del juego. No deja de ser una simbología que recoge pactos y límites, lo que deseo hacer y lo que no.
  • Escribir gustos, juegos, fantasías eróticas que te gustaría vivir. Es vital confiar en la pareja y dejaros llevar, no pueden existir secretos ya que sin sinceridad no podréis disfrutar de aquello que tanto deseáis, aunque a veces no es fácil confesar al otro lo que deseamos
  • Pensar y decir una palabra o frase para iniciar el juego y una palabra de seguridad. Eso dará pie a la entrada de roles y a partir de ahí, se está jugando, siempre que la pareja haya accedido.

 

Anímate a probarlo, el BDSM puede llegar a ser muy sensual y excitante; y una gran manera de encender la relación con tu pareja.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *