¿Cómo utilizar el lubricante íntimo?

El lubricante íntimo es un componente artificial que puede facilitar la vida sexual y volverla mucho más placentera.

Una manera de disfrutar plenamente del sexo en todas sus posturas. Actualmente, utilizar lubricantes es una práctica tan común como utilizar preservativos.

A diferencia de la saliva, que tiende a evaporarse y dejar la piel pegajosa con un olor desagradable, el lubricante puede convertirse en tu mejor aliado.

Algo a tener en cuenta es que el lubricante íntimo es hipoalergénico y es compatible con todos los preservativos. No siendo el caso de la vaselina, utilizada durante mucho tiempo.

 

¿En qué caso utilizar lubricante íntimo?

 

  • El motivo principal es la sequedad vaginal. Aunque la mujer cuenta con lubricación natural cuando está excitada, ayuda a que la penetración sea más placentera disminuyendo el roce y la fricción.
  • Es ideal para disfrutar del sexo anal, que requiere más lubricación.
  • Es recomendable para personas que tienen alergia al látex, el agregado del gel íntimo ayuda a deslizar el preservativo en la penetración y aumentar el placer.
  • También es ideal si el pene de la pareja es de gran tamaño o la vagina es estrecha. El lubricante es una forma muy acertada de prevenir el dolor antes del coito.

Tipos de lubricantes y donde comprarlos

La mayoría de los lubricantes tienen base de agua, no se pegan, no manchan, son inodoros y se limpian con facilidad. Ideales para utilizar con los juguetes sexuales.

Existen los lubricantes comestibles qué son fórmulas sin azúcar, ni colorantes y 100% compatibles con los preservativos. Existen de todos los sabores; desde fresa, kiwi, melocotón, caramelo, frambuesa, chicle o chocolate.

También existen para subir la temperatura de la zona genital, otros con efecto frío o calor, incluso para retrasar la eyaculación. En definitiva, pueden ser grandes aliados para aumentar el placer y mejorar nuestra vida sexual.

Puedes comprarlo en farmacias, en tiendas de productos eróticos y tiendas online.

¿Qué debes tener en cuenta?

  • Debes guardar el lubricante en un lugar fresco, seguro y seco. No olvides revisar la fecha de caducidad antes de utilizarlo.
  • Examinar siempre el lubricante para comprobar que sea compatible con el látex y así evitar la rotura del preservativo.
  • Los de mayor viscosidad son recomendables para el sexo anal y sexo bajo el agua.
  • El recipiente debe cerrarse después de usarlo. Evita exponerlo al sol o al calor, de lo contrario se dañará.
  • Los más líquidos son apropiados para penetración vaginal o sexo oral.

¿Te animas a incorporarlos a tu vida sexual?

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *