¿Cómo obtener un orgasmo sin penetración?

 

Orgasmo sin penetración, ¿Cómo conseguirlo?

 

El orgasmo sin penetración es otra variante para disfrutar del sexo.

 

Una de ellas es el sexo oral, que consiste en estimular los genitales de la pareja con la lengua besos y caricias.

Es una de las formas posibles sin necesidad real de penetración.

 

Existen muchos tipos de juegos sexuales que sirven para aumentar la confianza en la pareja, conocerse mejor de forma más íntima, detectar las zonas erógenas, además de romper un poco con la rutina y conseguir mayores y mejores orgasmos cada vez.

 

Es una alternativa que puede ofrecer a la relación una oportunidad diferente de vivir la sexualidad.

Y, es una manera segura en el caso de que no quieras un embarazo.

 

 

¿Cómo llegar al orgasmo sin penetración?

Caricias.

Comienza por acariciar muy lentamente el cuerpo de tu pareja.

Por todo el cuerpo, el pecho, la espalda, los brazos, la nuca… luego puedes comenzar lentamente con los lugares más calientes.

 

Lo más importante es disfrutar de las caricias, los besos…

Puedes utilizar la lengua, algún objeto para estimular y sensibilizar la piel como una pluma, guantes, o lo que se te ocurra.

 

Después puedes estimular la zona del pene o la vagina (según quién esté recibiendo el masaje en este momento), con los dedos, la lengua…

Ya sea succionar, lamer, morder… hasta que llegue al orgasmo.

¡Va a ser una experiencia increíble!

 

 

 

Sexo oral.

Pueden practicarse al mismo tiempo sexo oral en la clásica posición del 69, tú le estimulas y le haces llegar al orgasmo, y el lo hace contigo.

Utilizando la boca, la lengua, las manos, los dedos…

Sin haber penetración, es una experiencia totalmente placentera.

 

Abrazo íntimo.

Tu compañera deberá sentarse sobre sus piernas y manos mientras tú la abrazas por detrás.

Deberás pegar el pecho a la espalda de ella, con tus manos estimular su clítoris y su vulva, al tiempo que ella acaricia tu pene.

 

Esta posición genera mucha calidez, es muy cómoda, y pueden practicar caricias nuevas utilizando el lubricante.

Sin tener prisa y logrando orgasmos más intensos.

 

 

 

En esta práctica es importante no tener prisa, disfrutar de cada momento, acariciar todo el cuerpo, no solamente darle importancia al clítoris o al pene, sino también el pecho, los pezones, el cuello, la espalda…

estimulando todas las zonas propiamente erógenas.

 

Anímate a probar esta práctica, ¡les encantará!

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *