Cómo nos relacionamos con nuestra pareja

En una pareja
deben vivir felices el uno junto al otro pero no sehd Porno HD Seks pornoSex izle porno debe esperar que
la felicidad provenga exclusivamente de ninguno de los dos. Antes
deben hacerse felices a sí mismos.

La forma en
la que nos relacionamos con nuestra pareja actúa como un espejo
.
Ser siempre una misma, con nuestras virtudes, defectos y nuestros
intentos por mejorar provoca que los demás se comporten igual. El
intento de ser quien no se es hace que la otra persona también se
esconda bajo una falsa personalidad
, pues debe adecuarse al
carácter que se ha inventado para impresionarle. Las mentiras de
cualquier tipo siempre son detectadas, aunque no se pueda señalar
exactamente dónde está el engaño y esa intuición de que algo se
está ocultando hará que con el tiempo se rompa la relación.

En la pareja uno
se refleja en el otro; si una persona está siempre preocupada por un
problema y apenas tiene otro tema de conversación, no puede esperar
que su pareja le dé una solución, pues le está transmitiendo
constantemente intranquilidad, con lo que los dos se encuentran en el
mismo estado. La tristeza, la ansiedad, el modo en el que una
persona se comporta se manifiesta en quien tiene más cerca
.

Si, por el
contrario, ante las preocupaciones se adopta una actitud positiva,
pensar en la solución antes que encerrarse en el conflicto, los dos
juntos podrán encontrar la forma de seguir adelante ante las
dificultades. Estar alegre contribuye a la alegría conjunta, tener
ganas de vivir y hacer muchas cosas hace que la pareja también las
tenga
.

La alegría
es más poderosa que la pena
, la primera crea y la segunda
estanca la vida de quien la siente pero aún así, en una relación,
es más fácil contagiar la tristeza que la felicidad.

A veces, algunas
personas no se dan cuenta de su estado emocional hasta que miran a su
alrededor
, entonces ven que el comportamiento de quien está a su
lado ha cambiado. Su pareja, quien siempre reía y tenía ideas
nuevas, ahora se muestra constantemente preocupada por cosas que no
están ocurriendo; es el momento de preguntarse cómo se sienten y
comportan habitualmente.

Si una persona,
por sí misma, tiene tendencia al pesimismo y a estar casi siempre
triste, no debe pretender que quien esté a su lado la haga feliz. La
felicidad empieza por una misma y después se conserva si se está
bien en la relación de pareja
.

Autor: Elena Estepa Estrella

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *