Cómo lo haces según tu Horóscopo… A cada mujer le va un tipo de marcha astrológica

Seguro que acertamos. Te decimos cómo te gusta montártelo según tu signo del zodiaco… Y si no has probado la posturita o el truco que te decimos, ya estás tardando en ponerlo en práctica, porque seguro que se convierte en tu preferido. Vas a disfrutar como nunca. ¡A practicar!

Aries

La Cuchara

Esta es una postura de penetración por detrás, en la que el hombre se arrima a la espalda de la mujer.
Esta postura está señalada como una de las más cómodas y cariñosas. Así descubriremos que el contacto del cuerpo de él rodeando a ella estimula las sensaciones de seguridad e intimismo.

Para facilitar la penetración, ella sólo tiene que levantar ligeramente su rodilla y de esta forma también podrá prolongar durante cierto tiempo la cópula.

Él puede estimular los pechos y el clítoris de su pareja, introduciendo su brazo, también podrá besarla y acariciarla por la espalda y el cuello con facilidad.

Tauro

El Apretón

Esta técnica es para hacerla tú mismo, si eres hombre, o hacérselo a tu pareja (si tu pareja es un hombre)

Mediante esta técnica se aprende a controlar el reflejo eyaculatorio.
Con una práctica regular un hombre es capaz de seguir excitado más tiempo sin eyacular.

Si no tienes problemas de eyaculación esta técnica es recomendable para postergar el orgasmo.

1. El hombre se masturba hasta que esté a punto de eyacular.
2. En ese momento se aprieta firmemente el pene, con el pulgar y dos dedos hasta que la erección remita.
3. Reanuda la masturbación, aplicando el mismo método siempre que crea que la eyaculación es inminente.

Géminis

EL Caballo de Héctor

Esta es una postura de penetración profunda.
La mujer se situa encima de su pareja, dejando sus rodillas a ambos lados del pecho de su compañero.
Empezará situandose erguida, para pasar a recostarse hacia atrás.

Él hombre puede controlar el apoyo de la mujer levantando las rodillas para que sean utilizadas por ella como respaldo.

Al tener las manos libres, ella puede estimularse el clítoris con ellas.

Cáncer

La Carretilla

Esta postura es recomendable para todas aquellas mujeres que les excita pensar que son vulnerables, al ser penetradas desde atrás.

El hombre se sentirá altamente excitado, al ver las nalgas femeninas y poder acceder a ellas desde su posición con gran facilidad.

Esta postura requiere cierta flexibilidad, pero pese a lo que pueda parecer, no es demasiado difícil.
Para la mujer, es recomendable que descanse todo el peso del cuerpo sobre los antebrazos y codos, colocandolos sobre una silla.

El hombre la levanta del suelo por las piernas y la sostiene por la cadera, mientras ella dobla sus piernas alrededor de la espalda del hombre para poder aumentar los puntos de apoyo; de esta forma libera al hombre de tener que sujetarla.

Leo

El Ejercicio del Ciervo

En esta página tienes esta practica del Ciervo para el hombre, en la siguiente encontrarás la de la mujer.

Este ejercicio se desarrolló en China hace más de dos mil años.
Fue pensado para rejuvenecer al hombre y potenciar su excitación, aunque también se pensó en la mujer.

Para el hombre.

Dos finalidades:

– La primera facilitar la producción de semen.
– La segunda fortalecer los músculos anales, ya que gracias a las contracciones anales se masajea la próstata produciendo una mayor secrección de hormonas, alcanzando un estado de “embriaguez” natural.

Se puede practicar tumbado, sentado o incluso de pie.

En la siguiente página te explicamos esta práctica para la mujer.

El ejercicio del ciervo para la mujer Leo:

Equilibra las hormonas femeninas, genera energía sexual y mantiene joven a la mujer.
Antes de llevarlo a cabo, debe quitarse la ropa y sentarse con las piernas cruzadas en el suelo o la cama.
Es altamente recomendable calentar las manos antes de comenzar el ejercicio, frotándolas vigorosamente, o bien lavándoselas con agua caliente.

Virgo

Coito Táncrito

El pene del hombre entra en la vagina de su compañera, aunque sólo unos 2,5 cms.
El hombre mantiene dentro el pene durante un minuto, después lo retira y lo descansa sobre el prepucio del clítoris antes de volver a penetrar.

Él se tumba parcialmente sobre la espalda y ella sobre la parte delantera, de esta forma puede atraer a su compañera hacia él.

Sigue Virgo en la siguiente página.

A Virgo también le gustan las…

Caricias Tácritas

Estas caricias son el equivalente oriental de la terapia de “enfoque sensitivo” de Master & Johnson (una serie de ejercicios destinados a demorar el placer sexual). Se divide en cinco fases que pueden llevarse a cabo en un periodo de dos días. Para sacar el máximo provecho es recomendable practicar cada fase varias veces.

Primera fase

Acariciaros uno a otro con movimientos circulares; después de arriba abajo.
Tras acariciarse suavemente durante 15 minutos, un descanso; después repetiremos otros 15 minutos.
Tras un descanso, ese mismo día, repetiremos el ejercicio durante 30 minutos.
No se deben acariciar los pechos ni los genitales durante esta fase.

Sigue en la siguiente página…

Segunda fase

Juntos en silencio, nos tumbamos en la postura de las cucharas.
Disfrutando de la proximidad de los cuerpos, pero sin efectuar el coito.
Si esta postura se hace demasiado tentadora, nos colócaremos frente a frente.

Sigue en la siguiente página…

Tercera fase

Al día siguiente de haber completado los movimientos básicos, pasaremos a las caricias en los senos y los genitales.

Efectuando ligeros movimientos circulares, acercando primero las manos una hacia otra y separándolas después.

Sigue en la siguiente página…

Cuarta fase

Moveremos las manos hacia arriba desde debajo de los genitales de nuestra pareja.

Recorriendo toda la longitud del pene o la elevación de la vulva.

Continuaremos este masaje durante una hora; después haremos una pausa de cinco minutos.

Quinta fase

Tras descansar, nos tumbaremos con la mujer encima y el pene dentro de la vagina, sin movernos.

Mantendremos esta postura; si él tiene una erección, deberemos esperar hasta que remita.

Debemos concentrarnos en todo momento en lo que está sintiendo nuestra pareja.

Libra

Coito de Lado

Estas posturas son las más indicadas para hacer el amor de forma relajada y sin prisas.

El ritmo tiende a ser tan pausado y suave que es normal que las parejas se duerman uno en los brazos del otro tras concluir el acto sexual.

Estas posturas permiten a la pareja conversar íntimamente, acaricarse, besarse, etc. de esta manera se convierten en posturas muy sensuales y románticas para ambos.

Escorpio

Estimulación Anal

Empieza explorando la sensibilidad externa del ano de tu pareja y después pasa a una estimulación más directa.
Puede hacerse manualmente o con un vibrador.

Muchos hombres disfrutan acariciándose la próstata, a la cual puedes acceder insertando un dedo en el conducto anal.

Con la punta del dedo, haz círculos suaves alrededor de la parte externa del ano de tu pareja, introduce la punta de tu dedo más o menos un centímetro dentro del conducto anal y continúa describiendo círculos en su interior.

Necesitarás lubricar tu dedo y el ano de tu pareja. Si está de acuerdo, puedes ejercer más presión.

Sigue Escorpio en la siguiente página…

Técnica del reloj para Escorpio…

El ano es sumamente sensible al tacto, imaginando una esfera de reloj superpuesta sobre el ano de tu pareja, con las 12 a la altura del perineo (entre el conducto anal y la vagina o los testículos).

Abre camino suavemente por la entrada del ano, presionando cada uno de los puntos de “las horas”. Consulta a tu pareja el efcto que le produce. Es muy probable que las posiciones de las 10 a las 2 sean las que inducen una mayor respuesta sexual.

Sagitario

La Ranita

La postura de la rana se denomina así porque los dos tienen las piernas separadas y sus pies se tocan, recordando de esta forma la silueta de una rana.

La mujer se tumba encima de su compañero, apoyándose en las manos mientras el hombre utiliza sus caderas para atraerla.

Es una postura idónea si el hombre prefiere no tomar la iniciativa, ya que puede estirarse y disfrutar mientras el control de todo el proceso sigue en manos de la mujer.

Agarrandola por la cintura, el hombre puede modificar el grado de penetración, aumentando el placer para ambos.

Capricornio

Las Tijeras

Existe toda una gama de variantes respecto a esta postura.

En esta postura, la mujer se tumba mirando a su compañero, la pierna izquierda del hombre queda por fuera de la pierna izquierda de su compañera. También es posible que ambos mantengan las piernas rectas.

Se llama “las tijeras” porque la cabeza y los hombros del hombre descansan a un lado de los de su compañera, y de esta forma, entre los dos forman la silueta de unas tijeras.

Él puede, en esta postura apretar sus muslos contra su pareja, mientras ella puede acceder a toda la zona de la espalda de su pareja para acariciarla.

Acuario

Las Más Profundas

Con este tipo de posturas, el hombre puede variar el ángulo con el que penetra a la mujer.
Así, utilizando estas posiciones, se puede lograr una penetración muy profunda.

Estas posturas están recomendadas para mujeres con cierta flexibilidad, con una buena forma física y sin problemas de espalda. Pero aún así, no deje pasar la oportunidad de intentarlo.

Una parte muy importante, es la del hombre, ya que debe intentar no empujar demasiado fuerte para evitar hacer daño a su compañera. Esta posición, en concreto, no está recomendada para ser practicada durante las últimas étapas del embarazo.

El hombre puede apretar las piernas de ella para variar la sensación.
Ella se coge a la espalda de su compañero, de esta forma aumentará la penetración.

Piscis

Por Atrás

Estas posturas son recomendables para todos aquellos hombres que tienen dificultades para mantener el pene en el interior de la vagina.

La mujer es la que controla el ritmo del coito con sus movimientos.
Su compañero tiene las manos libres para poder estimularla, así puede acceder sin ninguna dificultad tanto a los pechos como al clítoris de su pareja.

La mujer debe mantenerse sobre los brazos.
Esta postura, al igual que todas las posturas de penetración por detrás, es especialmente apropiada para la estimulación del punto G.

Mediante estas posturas le resulta más facil al pene ejercer presión sobre la pared frontal de la vagina, aumentando el grado de estimulación del punto G.

De esta forma, él puede variar el grado de penetración respecto a su pareja, ya que tiene una mayor libertad de movimientos, y además al tener las manos libres, puede acceder sin problemas a los genitales de su pareja para estimularlos.

Ella puede controlar parte del ritmo durante el coito, con el moviemiento de sus caderas y sus brazos.

El paso ideal a seguir tras las caricias tántricas, es el coito tántrico, cuyo principal objeto es prolongar la excitación sexual entre la paréja.

Autor: Redaccion Ociomedia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *