Cómo hacer maravillas con tu punto G

 

Punto G: ¿Cómo hacer maravillas con él?

 

Son muchas las personas que buscan en internet dónde está y qué es el punto G.

Y es que, claro, como sabemos que el famoso punto G está muy relacionado con el orgasmo vaginal, la curiosidad nos mata por dentro.

 

Es algo de lo que hemos oído hablar desde pequeñas pero no todos/as sabemos encontrarlo y menos estimularlo.

Por eso hoy vamos a explicarlo todo sobre esta zona erógena.

 

 

 

Qué es el punto G

Antes que nada, es imprescindible saber qué es el punto G y de dónde viene su nombre.

No te lo vamos a explicar de manera científica, lo haremos para que lo entiendas y así sepas por qué tiene un papel tan importante en la eyaculación femenina.

 

El punto G es la prolongación del clítoris en el interior de la vagina. Sí, sí, como lees.

El clítoris no es sólo el ‘botoncito’ que puedes ver y tocar.

Tiene toda una estructura interna que puede llegar a medir hasta 10 cm y el punto G forma parte de ella.

Es por ello que estimular el punto G da mucho placer, igual que el clítoris.  

 

¿Por qué se llama punto G o punto Gräfenberg?

Como muchas otras cosas, el punto G se llama así en honor a la persona que lo descubrió: Ernst Gräfenberg, el ginecólogo alemán que le dio vida a la sexualidad femenina.

 

Cómo muchos otros descubrimientos, el doctor encontró esta maravillosa zona erógena por casualidad mientras estudiaba la uretra.

 

 

Encontrar el punto G

¿Dónde está? ¿Cómo es?

El punto G es más fácil de encontrar de lo que nos pensamos.

Sólo necesitas saber 3 cosas:

  1. El punto G no es un punto, es toda una zona de medidas distintas dependiendo de la persona. Así que no lo toques como si fuera un botón de encender y apagar.
  2. Esta zona se encuentra a 3-5 centímetros de la entrada vaginal, así que no necesitas un pene o un juguete súper largo para estimularla.
  3. Reconocer y empezar a estimular la zona es muy sencillo porque tiene una textura parecida a la del paladar, un poco rugosa.

 

 

Cómo estimular el punto G

Puedes estimular el punto o zona G con uno o dos dedos (índice y corazón) haciendo el movimiento de ‘ven aquí’ con los dedos.

 

En otras palabras, dobla tus dedos y dale toques suaves a la zona G para darte placer.

Otra manera de estimular esta zona a la perfección es utilizar un juguete sexual especializado para ello.

No hace falta que sea súper largo, al contrario, con que mida 10 cm es suficiente.

Además estos productos se caracterizan por tener una punta curvada, perfecta para estimular el punto G.

 

 

 

Sea como sea, como la estimulación del clítoris por la parte interna, es decir, la zona G, notarás mucho placer.

No te sientas rara si tienes ganas de orinar al hacerlo, significa que estás sintiendo mucho placer y, quien sabe si estás a punto de tener un squirting.

 

 

Posturas para estimular el punto G

Para estimular el punto G con los dedos sola o con pareja, lo mejor es que estés tumbada boca arriba y relajada.

Para disfrutar de una buena sesión de masturbación no vayas directa al grano.

Acaricia tus senos, muslos, labios mayores y, ahora sí, adéntrate entre tus labios menores y busca tu zona G.

Esta postura también te irá bien si lo haces con un juguete con vibración, es más, lo más seguro es que te sea más placentero aún.

 

Si lo que quieres es estimular tu zona G durante la penetración, la postura por excelencia para conseguirlo es la del perrito.

 

 

 

Además, si te encuentras con un chico que tiene el pene curvo la postura del misionero o la de cowgirl (la chica sentada en la pelvis del chico que está tumbado) no tendrás que hacer nada porque la forma de su pene tocara directamente tu zona G.

 

 

 

Estimulantes para incrementar el placer en la zona G

Para disfrutar de un buen orgasmo gracias a la zona G no sólo puedes hacerlo con los dedos o juguetes.

Hazlo a la perfección con las cremas estimulantes especializadas para esta zona.

La cosmética erótica es una categoría esencial en cualquier sex shop.

Consigue elevar tu placer a otro nivel ya que consiguen reacciones en tu cuerpo que no se pueden conseguir de forma natural, como por ejemplo cosquilleo o aumentar o disminuir la temperatura en esta zona.

 

El punto o zona G es una de las muchas zonas erógenas del cuerpo femenino.

En tus manos está descubrirlas.

 

 

 

 

Imágenes: platanomelón

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *