Cincuenta Sombras Después…

En la literatura, como en cualquier otro tipo de expresión artística, hay corrientes y modas. En consecuencia, dichas modas hacen que una corriente despunte más que otra. Por ello en la actualidad el género que está en auge es “La erótica”.

Aunque este género no es una novedad. La literatura erótica siempre ha existido; lo que sucede es que hasta hoy había convivido con el resto de libros como un subgénero de la literatura romántica femenina. Hasta hoy, en que se ha convertido en un género literario en sí mismo.

Para comprobarlo sólo basta que te acerques a cualquier librería y pasees entre sus mesas y estantes. Allá donde antes estaban los vampiros y hombres lobo o, muchísimo antes, las solteras desastrosas como la querida Briget Jones, ahora podrás encontrar mil y una versiones nacidas de “Cincuenta Sombras de Grey“.

Y es que es innegable que la trilogía “Cincuenta sombras de Grey” fue el perfecto revulsivo para que el género de la literatura erótica aflorase con fuerza dispuesto a hacerse un hueco junto a best sellers mundiales de la talla de “El abuelo que se escapó por la ventana”. Lo desenterró del sombrío rincón donde había permanecido durante años y le dio vida.

Porno para mamás” lo llamaron nada más salir al mercado. Lo llamaron así porque estaba dirigido principalmente a la generación de las mamás de las fans de la saga Crepúsculo. No obstante, enganchó a mamás y lo que no son mamás. La saga fue un rotundo éxito de ventas y arrastró a otros títulos y autoras a un boom comercial del que anteriormente no habían gozado. En España una de las autoras que rápidamente se introdujo dentro del género erótico para competir con las sombras de Grey fue Megan Maxwell con su trilogía “Pídeme lo que quieras“. No obstante, no sólo Megan se llevó el gato al agua. Otras como Patricia Sutherland o Noelia Amarillo nos deleitaron con obras eróticas de calidad literaria superior a las anteriormente mentadas.

¿Queda claro que lo erótico está de moda? Las mujeres recatadas y sexualmente apagadas pasaron a la historia. Actualmente la sexualidad es un rasgo más de la mujer moderna. Hoy en día no resulta extraño escuchar a una mujer hablando de sexo o leyendo sobre éste. Gracias a esta obertura en cuanto al consumo de literatura erótica en el mercado literario la vida sexual de muchas parejas ha mejorado y en cierto modo estos libros han contribuido a ayudar a algunas parejas que tenían algunos problemillas en el catre.

Así que cincuenta sombras después podemos afirmar con toda seguridad que ha venido para quedarse.

Imagen: 2.bp.blogspot.com

Autor: C.Pérez de Tudela

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *