Cinco tipos de seducción masculina

¿De qué manera te gusta ser seducida? ¿Qué tiene que hacer un hombre para que caigas rendida a sus encantos? A todas las mujeres nos gusta hacernos las duras con los hombres en momentos determinados y ante situaciones relacionadas con el terreno del amor y la sexualidad. Para qué mentir, también nos gusta que nos seduzcan.

Hace algun tiempo os hablábamos de los diferentes tipos de mujeres seductoras que existen. Supongo que tú ya te sabrás cómo eres a la hora conquistar a un hombre, pero ¿y él? ¿Ya sabes cómo es a la hora de seducir? Te proponemos las diferentes formas de seducir según cada tipo de hombre.

En primer lugar está la clásica seducción romántica. No es más que una técnica basada en el amor. El chico está colado por tus huesos y la única manera dehd Porno HD Seks pornoSex izle porno demostrártelo es siendo un romántico empedernido. Está atento de todo lo que haces, te halaga, incluso no puede esconder de su rostro esa sonrisilla que le delata.

La seducción por excelencia es la que, verdaderamente, hace que nuestra piel se ponga de gallina y que nuestra temperatura vaya aumentando. Esta técnica seductora suele ser utilizada por hombre que están muy seguros de sí mismos y que se quieren. Aprovechan su alta autoestima para susurrarte al oído, rozar su cuerpo con el tuyo (como quien no quiere la cosa), incluso algunos también optan por la técnica del masaje y los besos en el cuello.

El tercer lugar es para la seducción dura. Aquel intento en el que el hombre intenta conquistarte sin que tú apenas seas consciente de ello. El objetivo de este tipo de seducción es que parezca que seas tú la que va detrás de él y la que ha caído rendida a sus pies.

Seguimos por las formas de seducir del género masculino. Esta vez le toca el turno a la seducción fruto del alcohol. Consiste en esa clase de hombres bebidos que se acercan a ti con la excusa de las copas de más y se presentan, te halagan e intentan que sus gracias resulten efectivas para que te rindas a sus encantos.

Para acabar la seducción del mirón. Estás tomando una copa o bailando en la discoteca y de pronto giras la vista a un lado y ves como un chico te mira con descaro. Finges no haber visto nada y sigues a tu rollo, pero cuando vuelves a girar la vista ahí sigue mirándote, está vez de guiña un ojo. Ese tipo de seductor juega con su mirada hasta que consigue (o no) una respuesta por tu parte. O le miras y le sonríes; le devuelves el guiño o directamente te acercas a él o se acerca él a tí.

Autor: Lucia Lopez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Me gustó mucho tu post, ojalá que algunos chicos lo lean y tomen en el ejemplo, les iría mejor en sus conquistas, jejeje.
    Es como mi primo, que tomó un seminario y ahora le va muy bien con las chicas. Aprendan, chavos, está en Habilidades, dentro de Universiaglobal punto com. Saludos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *