Cenas de empresa: ¡Desmadres y aventuras con tu jefe!

Si hace pocos días te aconsejábamos sobre cómo comportarte en la cena de empresa con tu jefe y con tus compañeros, hoy nos hemos dado cuenta de que a los españoles nos va la marcha y no nos controlamos nada, ¡ni aun teniendo al jefe delante!

Qué sorpresa nos hemos encontrado al leer los resultados sobre la reciente encuesta que eDarling ha realizado a solteros españoles.

Si es que no tenemos remedio. ¡Eso de que nos bebemos hasta el agua del florero es totalmente cierto! Venga va, vamos a ser sinceras, reconocedlo… el objetivo de las cenas de empresa es descargar todo el estrés acumulado, ¿no? Disfrutamos al máximo pero… ¿qué hay de los cotilleos a posteriori en la oficina?

Pues nada, nada. Que nos da igual. Que a la mayoría ni se nos pasa por la cabeza controlarnos con el alcohol. Y pensamos –anda, vamos a gorrear todo lo posible-, porque eso de que paga el jefe es como un caramelito para un niño. Y aunque las comparaciones son odiosas, para nosotros esos caramelitos se convierten en cubatas.

Hay un gran sector de solteros y solteras que van a desmelenarse de lo lindo. Pero también hay un mínimo porcentaje, más puritano, que beberá lo justo porque (atentas) tiene miedo de no recordar al día siguiente qué ha ocurrido en la cena. ¡Vaya por Dios! Esta gente es la que luego se tira meses largando por su boquita linda todo lo que tú te desfasaste. ¡Por su culpa te han nombrado catador del gin tonic del año!

Lo peor es el día siguiente… Cuando te despiertas a las tantas de la tarde, todavía un poco resacosa, y sin idea de qué hiciste la noche anterior. ¿Qué habré hecho, qué habré dicho? Con esa sensación de culpabilidad y de indiferencia al mismo tiempo. ¡Ahh y con abismos temporales tremendos!

Pero estamos seguras de que si esta noche volvieses a tener otra cena de empresa… ¡harías lo mismo! No pensar en un mañana. ¿Y si tus actos desmedidos tienen consecuencias negativas en tu empleo? Pues, bueno, ¡a vivir, que son dos días!

Así que están los farreros, los inocentes y… ¡los románticos! Sí, sí, ¿recuerdas esas e-mails que un tal anónimo80 te ha enviado al correo cada día desde hace DOS meses? Pues cuidado, maja, espérate una declaración de amor en la cena.

Y ya para finiquitar el listado de categorías… ¡los aburridos! Los que nunca, nunca comentan en la oficina, ni se socializan, ni sabes nada de su vida… (Aunque tampoco te interese, la verdad) Pues no esperes más de ellos porque ni acudirán a la cena. De estos hay muchos. No les gusta celebrar nada ni compartir nada con nadie. Ni beber ni comer. Por no hacer, no hacen ni hablar.

Y así completamos el pack del personal de tu empresa. ¿Dónde estás tú? ¿Eres una romántica que te declararás a diestro y siniestro? ¿Eres una enamorada empedernida… pero del alcohol? ¿Eres de las malvadas que llevarán la cámara de fotos para pillar fotos in fraganti a tus compañeros? ¿O eres lo más soso del mundo y ni se te ocurrirá presentarte en la cena?

¡Cómo nos gustan las cenas de empresa de Navidad! Con ese espíritu navideño… todos cantando ¿villancicos? mientras unos se cuentan intimidades, ya afectados por el alcohol, mientras otros se echan en cara rencores del trabajo y mientras otros escriben mensajes de -¡no me esperes despierto Paca, esto pinta bien!- Y… mientras el jefe analiza cada uno de vuestros comportamientos (¡en serio!) Olvidad eso de que estáis fuera de horario de trabajo. Porque mientras vosotros, pelotas, vitoreáis su nombre en alto, ¡él controla cada movimiento!

En definitiva, ¡cuidado! Deberías temer la cena de empresa. Y si al final caes en la tentación del Jack Daniel’s… ¡pues nada! A apechugar el día siguiente… Bueno y según lo que hagas, incluso hasta después de dos meses te estarán recordando el momento de cuando te caíste por las escaleras de ese bar al que no recuerdas haber ido.

¡Ay, chicas, por qué el alcohol será tan traicionero? ¿Y por qué nos gusta tanto? Bueno, menos mal que después vienen las vacaciones de Navidad, lo cual calmará un poco la tempestad. A ver si cuando vuelvas, en enero, ya está más que olvidado. ¡Aunque te aseguramos que tendrás tema para rato!

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/sexo`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367