Causas de la impotencia o disfunción eréctil

La impotencia o disfunción eréctil es un problema que afecta a los hombres y a las parejas por igual. Se entiende como la incapacidad del hombre en lograr o mantener una erección. Cuando esta problemática persiste, incluso puede generar inseguridades que deterioren la relación de pareja. Hoy os hablaremos de las causas orgánicas y psicológicas por las que se produce la impotencia.

  • Enfermedades cardiovasculares: las enfermedades u otros problemas que afectan al sistema circulatorio impiden la correcta irrigación sanguínea del pene y por ende, la erección. Estos serían causados por problemas del corazón, colesterol o hipertensión.
  • Diabetes: los altos niveles de glucosa en sangre también afectan al sistema circulatorio y a la irrigación de sangre en el pene. Además, esta enfermedad también está asociada a otras enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o el colesterol alto.
  • Trastornos hormonales: la testosterona aumenta la libido del hombre, pero existen otras hormonas que en altos niveles pueden provocar un descenso de testosterona y deseo sexual. Estas son el cortisol, las hormonas tiroideas o la prolactina. Si lo que sucede es un problema hormonal, hace falta ir al endocrino para que nos indique cómo bajar los niveles de dichas hormonas, ya que no es aconsejable inyectar más testosterona.
  • Alcohol o tabaco: Si tienes una noche de fiesta increíble y quieres rematarla en casa de alguien, no te excedas con el alcohol ni con el tabaco durante esa noche. El alcohol reduce la testosterona e inhibe el deseo sexual. El tabaco daña las venas y afecta a la circulación sanguínea.impotencia_1
  • Enfermedades neurológicas: Existen ciertas enfermedades atadas a la impotencia, como la esclerosis múltiple, la epilepsia, el alzheimer o el parkinson. También la lesión medular por cirugía o traumatismo. El tratamiento de la impotencia cuando viene derivado de enfermedades neurológicas es complicado. En estos casos, suele tratarse con Viagra.
  • Atrofia muscular: Es posible que hayas tenido un accidente y hayas tenido que dejar en reposo la zona de la pelvis durante mucho tiempo. En este caso lo más probable es que tengas atrofia muscular, lo que se traduce a un descenso del flujo sanguíneo en la zona genital.
  • Factores psicológicos: la depresión o la ansiedad generalizada pueden llevar a la impotencia. Ya sea por la falta de autoestima, confianza en uno mismo, inseguridades, estrés o cualquier otro trastorno de tipo ansioso.
  • Medicación: Los medicamentos para la depresión, la ansiedad, la presión arterial o neurolépticos y antilépticos pueden inhibir el deseo sexual y ser desencadenantes de disfunción eréctil.

Imágenes: Pinterest

 

 

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *