¿Cansada de tu chico? ¡Claves para dejarlo con estilo!

Ya estás hasta el moño. No sabes ni dónde ponerte cuando llegas a casa. Te estremece pensar que tu chico, aún lo calificas así, estará tirado en el sofá, con sus dulces en las manos y con una cerveza apoyada, estratégicamente, encima de la mesa de cristal. Parece que lo haga a propósito. De hecho,  los dos estáis como locos por romper. Pero ninguno se atreve a dar el paso para no ser el horrible novio o la horrible novia que terminó con una relación tan idílica.

Aunque bueno, eso de idílica, antes. Porque hace algunos meses que la cosa no funciona. Te sientes tremendamente cansada de tener que mirarlo a la cara, de prepararos la cena para los dos y tener que dormir en la misma cama. Tanto es así que has olvidado cómo es sentir el contacto de un hombre. Por no hablar del sexo, que hace meses que ni lo catas ni lo quieres catar con él.

Pero ahora te has decidido. No tienes por qué aguantar una situación tan desagradable. Todo son gritos, malas caras y malestar. ¿Para qué, entonces, vivís esta película? Olvídate de la hipocresía y piensa en ti. Solo en ti. No estás a gusto, no estás contenta… Pues ya estás tardando en dejarle ir.

Pero para terminar con esta tortura no vale cualquier forma de hacerlo. Por ello, hoy en la oficina nos hemos puesto las pilas pensando cuáles podrían ser las mejores formas de romper. Esperamos que no suene demasiado frío. Porque en Nosotras de frío no tenemos nada. Es por esta misma razón por la que te decimos que si no te aporta nada, nada tiene de significado continuar viviendo esta mala experiencia.

Hay que aceptar que las cosas cuando se expiran, hay que terminarlas. A vosotros os duró el amor, pero no lo suficiente. Ahora los rencores y problemas en casa y fuera de ella os ha afectado demasiado. No lo habéis sabido calmar a tiempo. Pues ahora solo tenéis una opción.

Bueno, en realidad, tendríais dos opciones. La primera, que es la que siempre os aconsejamos, es que intentéis arreglar las cosas. Pero cuando ya no se quiere, nada tiene solución positiva. Así que vamos a descifraros cómo hacer para llevar a cabo la segunda opción. Puedes romper sí, pero no termines como la bruja que le rompió el corazón. No seas causa de controversia entre sus amigos y/o entre vuestro círculo de amistades.

No tienes que reprocharle nada. Simplemente ha llegado el momento de sentaros a hablar. Si ves que es inviable, plantéale las cosas claras. Ha pasado esto, esto y esto. Llevamos tantos años saliendo pero esto no lleva a ningún sitio. Pregúntale qué piensa él acerca de todo esto, si había pensado en esta solución y si cree que hay otra opción más satisfactoria.

Dile que nunca has dejado de quererle, si es así como lo sientes. Pero no le mientas nunca, ni intentes ser tampoco la víctima de la situación. Eres una señorita, por tanto, hazlo siempre con la mayor elegancia del mundo. Quieres continuar siendo su amiga. Es un tópico muy típico sí, pero nada más lejos de la realidad.

Ha formado parte de tu vida durante mucho tiempo, así que coméntale lo mucho que has aprendido gracias a él y hazle valorar todo el período de unión. Coméntale que todavía te importa pero que esta situación os está dañando a los dos, que estáis perdiendo la capacidad de volver a creer en el amor y que no tenéis por qué haceros todo este daño.

Consiste, simplemente, en poner las cosas claras. La conversación, como siempre te decimos, es la base de cualquier relación. Podrás conseguir terminar bien con él si os apoyáis incluso para finalizar vuestro compromiso. Si estás cansada de todo esto, piensa y reflexiona, porque hay muchas más formas de dejarle , y más elegantes, que un chavacano post-it o un mensaje en el móvil.

Imagen: Givenchy.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Te puede ser útil para el presente

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *