Amor de verano… ¿Solo sexo de verano?

Vamos a poner los puntos sobre las íes. Que alguien nos explique qué significa tener un amor de verano. ¿De verdad eso existe? ¿De verdad los sentimientos son de amor? ¿O llamamos amor de verano a un rollo que se va repitiendo ocasionalmente durante estos dos meses?

Qué complicado es definir lo que puedes llegar a sentir por alguien a
quien no ves en todo el año. Pero llega junio y volver a encontrarte
con esos dos ojos azules que te hicieron pasar tan buenos momentos el
verano pasado
, te emociona.

Y es que en 2011 ya intentásteis lo vuestro. Comenzasteis una
relación que simplemente se sostenía gracias a la tensión sexual que
había entre ambos. Érais más jóvenes y más inexpertos en relaciones. Y
claro, era verano, queríais pasarlo bien, pero al mismo tiempo no
queríais cerraros en banda, sino conocer a más y más gente, sin negar
ninguna posibilidad de acostaros con otros.

Ahora lo ves y recuerdas todos los magníficos recuerdos dentro de la
cama, en la playa, sobre las rocas, en la tumbona… Y te das cuenta de
que, en efecto, solamente fue sexo. Empezásteis a conoceros gracias al
sexo pero, sinceramente, no conoces nada más de él.

Y este verano te entran las dudas porque no sabes si te apetece
conocerlo por la vía sentimental, porque… Si algo ya es bueno así,
¿para qué cambiarlo? Es en esta cuestión donde Nosotras nos
preguntamos… ¿Pensamos todas así? ¿Estamos infravalorando el amor en
favor del sexo? ¿No nos interesan los problemas del corazón, por lo que
por ganar calidad en nuestras relaciones sexuales, menospreciamos los
sentimientos que se puedan sentir?

Vamos que, excepciones seguro que las hay pero, sin duda, lo que más
generalizado está es que en verano todas queremos romances rápidos. Y un
romance rápido no es una relación formal. Un romance rápido consiste en
aprovechar los dos meses que te da el verano para pasarlo bien con la
otra persona.

¿Cuál es nuestra conclusión? No es necesariamente no solo sexo, pero
sí el sexo es un aliciente que no puede faltar, porque en caso de
ausentarse, no tendría sentido.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *