Amor atado: juegos sexuales con esposas y bendas

¿Alguna vez has probado a atar a tu pareja (o viceversa) mientras hacéis el amor? Es una experiencia que hay que vivir alguna vez, aunque conviene que tengas en cuenta unos cuantos consejos antes de iniciarte para que todo salga bien.

Taparse los ojos, disfrazarse o atarse durante las relaciones sexuales son juegos eróticos que contribuyen a estimular nuestra imaginación y a aumentar la excitación. Atar a la pareja (o que te aten) es uno de los juegos más asequibles y que mejor contribuyen al erotismo en la relación.

Cuando llevamos a cabo una relación sexual en la que uno de los miembros de la pareja está atado entran en juego roles como el de la dominación y la sumisión y dependiendo de la persona puede gustarle interpretar uno u otro. Ten en cuenta que si nunca lo has probado, puede resultarte un poco raro al principio. Márcate tus propios límites y cuando te sientas incómoda, díselo a tu pareja.

En la siguiente galería te contamos algunas cosas que quizás debas saber acerca de hacer el amor jugando con las ataduras ¡adelante!

Imagen de Passionata

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Gracias por intentar enseñarme lo que no existe : juegos…BENDAS

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *