Adicción sexual femenina: La enfermedad oculta

El deseo femenino por practicar sexo es muy importante cuando tenemos una relación de pareja así como una aventura. Ahora bien, cuando este deseo se convierte en un apetito sexual desmedido puede suponer un problema. Las mujeres que padecen hipersexualidad, tambiénhd Porno HD Seks pornoSex izle porno sufren de frustaciones.

Eso de la adicción al sexo no solo afecta a los hombres. Hablamos de un vicio y ya se sabe que los vicios traen consecuencias. De hecho la ninfomanía va más allá del límite del sexo y puede ser comparada con la drogadicción o el alcoholismo, debido a los excesos que se pueden vivenciar al padecer este desequilibrio.

El problema de todo esto es que la hipersexualidad femenina sigue siendo un tema tabú. Las mujeres que la padecen esconden su adicción y cuesta que lo reconozcan. Por ello hay que recordar que se trata de una enfermedad. ¿Sus consecuencias más immediatas? Agotamiento de las parejas, tanto física como psicológicamente y, por lo tanto, rupturas.

Además de los evidentes problemas con la pareja, la mujer ninfómana busca estímulos sexuales constantes. Ello provoca que acaben practicando sexo con personas desconocidas y con amantes exponiéndose a enfermedades de transmissión sexual y poniendo en juego su propia salud. Otros de los comportamientos más habituales es el consumo de pornografía, la masturbación e incluso la práctica de vouyerismo. Además, las enfermas se despreocupan de su trabajo y de su família sin que nada parezca hacerlas felices.

Es curioso como, por desconocimiento, la sociedad trata a la ninfomanía como algo curioso. Incluso los hombres bromean con ello por la cuenta que les trae. Pero, aunque no sea una enfermedad muy frecuente en nosotras, existe y hay mujeres que la sufren.

Las formas efectiva para combatir la adicción femenina al sexo son la terapia y los medicamentos adecuados para reducir el deseo sexual. Estos fármacos palian el apetito sexual pero no lo eliminan. Por eso es muy importante que la enferma siga un control médico constante ya que es muy difícil que este problema se cure cien por cien.

Autor: Lucia Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *