Qué hay de los masturbadores masculinos

 

Masturbadores masculinos: ¿Qué hay de ellos?

 

No son pocas las personas que relacionan los juguetes eróticos con las mujeres.

Pero, ¿qué hay de los hombres? ¿A caso ellos no se masturban? Sí, ellos también tienen derecho a elevar su placer a otro nivel gracias a estos magníficos productos que están diseñados única y exclusivamente para dar placer.

Hoy vamos a destapar una realidad que muy pocos conocen: cómo son y cómo funcionan los masturbadores masculinos que puedes encontrar en cualquier sex shop online. Te sorprenderá. 

Anillo para pene

Aunque no es muy conocido, empecemos por lo básico: el anillo para pene. Sí es un anillo tal cual que se pone en el pene para ejercer la presión justa y así mantener una erección más potente y aumentar la sensibilidad de la zona. 

 

Este anillo puede ser con o sin vibración. Las vibraciones siempre aportan un plus de placer y sensaciones que la mano no puede conseguir. Pero no solo eso. Algunos anillos vibradores para pene están diseñados para estimular el clítoris durante la penetración, regalando así sensaciones maravillosas para ambos.

Este es un factor muy deseado por ellas sobre todo ya que el 76% de las mujeres necesitan la estimulación del clítoris para llegar al orgasmo.

 

Masturbador flexible

Para que nos entendamos, nos referimos a los masturbadores conocidos como huevo masturbador, como el de Tenga Egg. Al ser flexibles y tener una textura interna resultan muy placenteros. Tanto que es uno de los productos más vendidos en el sector masculino.

¿Lo malo? La mayoría no son reutilizables. Pero la vez que lo usas, el disfrute está asegurado.

En esta categoría también entran los masturbadores flexibles que tienen un sistema de válvulas giratorias que regalan sensaciones únicas. 

 

Masturbador con efecto succión

La felación es una de las prácticas más placenteras para muchos y, es por ello que los masturbadores con efecto succión son tan demandados. Es increíble hasta qué punto la tecnología e investigación son capaces de generar tales juguetes como el flip hole.

Estos funcionan a través de unas cámaras de aire que el propio usuario puede controlar a partir de un agujero al final del juguete. Solo con tapar y destapar las sensaciones se disparan.

 

Masturbador con vibración

Si algo está claro es que donde hay vibraciones, hay placer. Estas hacen que la estimulación se eleve a otro nivel desconocido. Con este tipo de masturbadores la persona con pene no tiene que preocuparse por nada, solo dejarse llevar y abandonarse al placer.

 

Además, existe una variante de tipo de masturbadores que es el efecto calor. Y es que, a los hombres se les hace mucho más placentera la sensación de algo caliente y húmedo. 

Algo que caracteriza a estos juguetes sexuales es que son muy fácil de limpiar y reutilizables.

 

 

Estimulador prostático

La popularidad del pene es indiscutible. De hecho es una de las palabras más buscadas en Google. Así que podríamos decir que existe una ligera obsesión al respecto y por ende, nos olvidamos que hay otras zonas erógenas que pueden implicar un antes y un después en la vida sexual.

Una de ellas es el punto P o también conocido como la zona G masculina que se encuentra en la próstata.

 

Para estimularla, hay varias maneras. Al estar a 5 cm de la entrada del ano, más o menos, es muy fácil encontrarla y estimularla con los dedos y una buena dosis de lubricante de silicona.

Pero si quieres asegurarte de hacerlo a la perfección y descubrir otra nueva manera de llegar al orgasmo (según algunos mucho mejor), lo ideal es hacerte con un estimulador prostático.

 

 

Cómo ves, hay muchos tipos de masturbadores masculinos, y con ellos muchas maneras de llegar al orgasmo.

El placer masculino es más amplio de lo que creías. La mayoría de ellos, aunque no todos, emulan la forma de la vagina para introducir el pene y, algunos se refieren a ellos como masturbador realista. La moraleja aquí es que conformarse con lo conocido no está mal.

Pero, si puedes ir más allá, ¿por qué conformarse? Solo hace falta un poco de curiosidad para descubrirlo.

 

 

 

 

 

Imágenes: Plátanomelon.com 

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *