6 posturas del Kamasutra para el sofá, ¡el sexo se pasa al salón!

El sofá es uno de los lugares más comunes del hogar en los que practicar el sexo. Sin embargo, depende de la postura puedes acabar con alguna que otra contractura. Te presentamos algunas posturas del Kamasutra para disfrutar del sexo (sin peligros) en el sofá.

En el Kamasutra tenemos un amplio abanico de posibilidades para innovar entre las sábanas. Pero a veces, es más emocionante si además de variar la postura, jugáis a descubrir nuevos lugares en los que intimar. El sofá, por ejemplo, es un rincón de la casa muy socorrido para un calentón.

Prepara los músculos porque empezamos la clase de contorsionismo. ¿Lista para descubrir las mejores posturas para practicar el sexo en el sofá?

Cabeza abajo

Presta atención porque esta postura requiere concentración y buena forma física. Para llevarla a cabo, el chico debe sentarse en el sofá. Una vez acomodado, la chica se sienta sobre él, cara a cara de manera que tus piernas queden separadas y las rodillas dobladas sobre su pecho. Cuando estés lista, echa el cuerpo hacia atrás, como si hicieras el pino y mantén el equilibrio con las manos apoyadas en el suelo.

La hamaca

El hombre se sienta con las piernas flexionadas y se coge la parte posterior de sus rodillas, para mantener el equilibrio. En esta postura, la mujer se sienta en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco. Él presiona con las rodillas el cuerpo de la chica y marca el vaivén.

La carretilla

Ella se sienta en el borde del sofá con los antebrazos apoyados y estira las piernas hacia arriba para que el hombre pueda “levantarlas”. Es entonces cuando él la penetra sosteniéndola de los muslos. El hombre marca el ritmo atrayendo el cuerpo de ella hacia el suyo. Es una postura que permite una gran variedad de movimientos: circulares, ascendentes y descendentes, con las piernas de ella más cerradas o bien abiertas…

La doma

El hombre sentado recibe a la mujer, que se encaja a su cuerpo sentándose sobre él. El hombre puede imponer su voluntad presionando a la mujer hacia su miembro. Es una posición muy excitante porque ella puede acariciar su vagina con el pene, sin llegar a la penetración y además los amantes están cara a cara, algo que favorece la excitación.

El deleite

Ella se sienta en el borde del sofá, de manera que el hombre puede arrodillarse frente a ella para dejar su pene a la misma altura que la vagina. La mujer facilita el acceso abriendo las piernas, para estar más cómoda apoya la espalda en el respaldo del sofá. Ella puede rodear el cuerpo de él con las piernas mientras él marca el ritmo de la penetración.

Variante de La doma

La mujer se sienta encima del hombre, quedando de espaldas a él. Para mantener el equilibrio, apoya las manos sobre tus muslos y los pies en el suelo. Él tiene las manos libres, por lo que puede tocar sus pechos o estimular cualquier otra zona erótica .

Ver más…

5 posturas del Kamasutra para estimular el punto G, ¡placer al cuadrado!

Top 10 del Kamasutra: aprende las posturas que quizás no has probado ¿aún?

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *