6 Cosas que no sabías sobre la infidelidad

La infidelidad, todo un tema en lo que a parejas refiere. Muchas relaciones se han roto por su causa, y muchas otras subsisten tras su paso, aunque en la mayoría de los casos ya nunca nada volverá a ser lo mismo. Más allá del dolor que puede suponer el enterarse de una infidelidad, esta situación tiene algunas curiosidades que quizá no sabes. A modo de datos de interés compartamos algunos datos desconocidos sobre la infidelidad.

#1 Las mujeres serían más propicias a una infidelidad durante su ovulación: según se cree, a nivel biológico, la química y los cambios hormonales hacen que las féminas busquen durante su etapa de más fertilidad encuentros sexuales, lo que, en ocasiones, puede llevar ir más allá y romper compromisos o acuerdos de fidelidad.

#2 Ellos tendrían más capacidad de detectar un engaño: según estadísticas, los hombres detectan mejor que las mujeres una infidelidad. Al parecer, es una característica natural e instintiva que les otorga un mejor «olfato» o para saber de antemano sobre estas situaciones.

infidelidad

#3 No existe ninguna definición exacta sobre la infidelidad: ni los investigadores, ni los expertos, ni las mismas parejas han llegado a un acuerdo concluyente sobre lo qué es una infidelidad o sobre qué comportamientos la constituyen.

#4 Los hombres -o la mayoría de ellos- no necesitan un motivo para ser infieles: según expertos, la infidelidad masculina no es necesariamente una señal de que un hombre no sea feliz ni esté conforme con su relación de pareja y, las más de las veces, no se sienten mal si han cometido un desliz. Las mujeres, por el contrario, tienden a sentirse culpables y el tener una aventura suele ser motivo de insatisfacción.

#5 Una de cada cinco parejas cometen alguna infidelidad durante el primer año de matrimonio: a esta conclusión llegó un estudio realizado por Meetic.com. De allí se desprendió incluso que casi el 20 por ciento de las mujeres recién casadas tienen una aventura durante el primer año.

#6 Ser infiel puede estar en los genes: se ha demostrado que esta conducta estaría íntimamente relacionada con el genotipo DRD4 VNTR.

Imágenes: salud180.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *