Ya tienes tu dieta y… ¿Ahora qué?

Después de habértelo propuesto varios años seguidos y no haber obtenido resultados satisfactorios, este año por fin, ya tienes tu dieta, pero ten en cuenta que no lo es todo, deberás seguir unos hábitos diarios para que ésta de sus frutos. ¡Atenta!

Ya tienes tu dieta, diseñada con seriedad y realismo, ahora te toca ajustarte a ella lo mejor que puedas para ello debes tener en cuenta los siguientes puntos:

Llevar una Agenda en que anotes todo tipo de incidencias, peso, puntos en lo que te has saltado la dieta, si has tenido alguna molestia, y si te has pasado comiendo chocolate y por qué.

Haz público que has empezado hacer una dieta. Los que te rodean pueden ayudarte y concienciarte diariamente para que no te saltes ningún punto de la dieta. Piensa que todas las dietas cuestan, hay que hacer un esfuerzo para llevarlas a cabo.

Practica deporte, andar, correr, hacer ejercicios en el gimnasio también intenta comer alimentos sanos, lee temas de nutrición y consejos sobre cómo cuidar el cuerpo, masajes, duchas de aguas…

Toma conciencia de los beneficios que te aporta la dieta en todos los niveles. Sobre todo en aquellos como la reducción de colesterol, problemas cardiacos, disminución de riesgos de algunos cáncer asociados a la obesidad, etc.

Dieta equilibrada

Bebe mucha agua, líquidos e infusiones que te ayuden a depurar tu organismo. Las dietas buenas nunca limitan el líquido. Fíjate como mínimo una meta de 1.5 litros diarios.

Duerme ocho horas. Dormir poco, engorda. La insuficiencia de sueño provoca la generación de la hormona que estimula el apetito e inhibe la que da al cerebro señales de saciedad.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *