Trucos para cocinar: ¡Más salud en el plato!

Comer unas gambas puede ser
divino, pero si están remojadas en aceite, ya la cosa cambia. O queremos comer
pollo, pero justamente la pieza que agarramos es el muslo (que es lo mas grasoso). E igual pasa con los huevos, ensaladas, arroces y carnes. Y com para estar en forma no sólo importa lo que comamos, también
cómo lo cocinamos, ¡os mostramos cuál es la forma de dar a nuestros platos un aspecto más saludable!

Por eso os brindamos algunos trucos para que su comida
sea realmente buena, y los ayude en su viaje a un cuerpo más sano y más bonito (porque
comiendo sano, eso también se puede)

Elijan siempre la mejor proteína: Como el ejemplo del
pollo. Es muy sabroso pero la pieza que deben escoger es la pechuga. Otras
proteínas súper magras y sabrosísimas son: pescados blancos, carne roja magra y
huevos.

Escoge el mejor aceite: Pues la mejor opción es el aceite
de oliva. Lo importante es que entiendas que no debes freír los alimentos ni bañarlos
en aceite. La idea es que utilices una cucharada para aderezar, digamos tus
ensaladas. Y listo. Además ahorrarás cuando veas que no tienes que
hacer una piscina del viscoso líquido.

Come picante: Un toque de picante en vuestras vidas no os hará daño, todo lo contrario. Además de realzar el sabor de los
alimentos, la comida picante ayuda a encender tu horno metabólico, lo que se
traduce en quemar más grasa. Jugad con especias como la pimienta negra, ajo,
jengibre, cayena y ají. Para lo dulce, puedes probar con canela que además te ayuda a controlar los
niveles de insulina en tu cuerpo. Es decir, comerás con sabor, mientras sigues
adelgazando.

Cocina siempre a la plancha, al horno o al vapor: Igual que en las frituras, hay métodos que no debes incluir en la preparación de
tus comidas. Rebozados, empanizados, refritos, gratinados. Todo lo que implique
agregar algún tipo de grasa saturada que sólo le sumará centímetros a tu
cintura. Y con las especies adecuadas, no tienes que preocuparte porque a tu
comida le falte sabor.

Ahora, que ya os hemos dicho qué comer, os decimos qué debéis tratar
de alejar
de vuestra cocina. Eso es aceite vegetal tipo de maíz, mayonesa, harinas
blancas, aderezos en base de aceites, cremas y azúcar moreno. La verdad es que
la lista es mucho más larga pero esta es la idea general: todo lo que sea
sumamente procesado es mejor que no lo lleves a la boca.

Estos son algunos de los trucos, y seguramente hay muchos
más. Jugad con aderezos hechos a base de limón, comprad hierbas que huelan bien y añadídselas a la comida. En lugar de utilizar mayonesa, comprad yogurt
natural y usadlo como base en las cosas “cremosas”. Seguro que algo bueno y
saludable sale de esta mezla. Tu salud te lo agradecerá. Y cuando los pantalones
empiecen a quedarte más flojitos, tu cuerpo lo disfrutará.

Autor: Clementina Ramos

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *