Consejos para practicar running sin lesionarse

El running es una de las actividades favoritas de muchos deportistas para realizar ejercicio aeróbico y beneficiarse de las numerosas ventajas para su salud.

Si bien correr es un deporte sano, sin gran coste y al alcance de todos, hay ciertos consejos que es mejor tener en cuenta para evitar lesiones o cualquier tipo de inconvenientes.

Lo que hay que tener en cuenta, en primer lugar, es la preparación para correr. Calentar previamente y estirar una vez hemos terminado la actividad es imprescindible, de este modo se prevendrá en gran medida cualquier tipo de lesión.

Consejos para practicar running sin problemas

Corre con la cabeza

Es decir, sé consciente. Si bien el running es una afición muy saludable, no pierdas de vista las motivaciones y el hecho de plantearte objetivos realistas. Deberás cumplir estas metas de forma gradual y tranquila.

 

 

Antes, revisa tu salud

Antes de comenzar a practicar running, acude a un profesional para realizar un chequeo adecuado de tu salud. No esperes mostrar algún síntoma o a una lesión para acudir a tu médico de confianza ¡La salud es lo primero!

Sigue un plan de entrenamiento personalizado

Lo más adecuado será consultar con un especialista en deporte para, según tu estado físico y tus objetivos, diseñar un plan de entrenamiento apropiado a tu persona.

Calienta y estira siempre

Como ya hemos comentado, tanto el calentamiento como el estiramiento deben ser pasos ineludibles para reducir el riesgo de lesiones. Los calentamientos previos permiten a tu cuerpo incrementar su temperatura y preparar los músculos para el esfuerzo, mientras que los estiramientos posteriores son esenciales para aliviar la tensión muscular y relajar los tendones.

Respeta los días de descanso

El descanso tras una actividad de esfuerzo es algo necesario y que no puede pasarse por alto. Además de respetar los días sin actividad física en el plan semanal, deberás asegurarte dormir cada noche entre siete y nueve horas diarias ¡Esencial para recargar energía!

Sigue una dieta rica en hidratos en carbono

Los hidratos de carbono son una de las principales fuentes de energía para la actividad física. Si bien deberás cuidar la ingesta equilibrada de todos los alimentos, los hidratos de carbono presentes en alimentos como la pasta, pan, harinas y cereales no deben faltar, sobre todo, antes del ejercicio. De este modo, lograrás mantener los depósitos de glucógeno del organismo lo más llenos posible.

 

Hidratación

Beber agua en abundancia es clave, tanto antes, durante como después del ejercicio. Si no te hidratas correctamente no solo bajará tu rendimiento físico y pondrás en riesgo tu salud, sino que también estarás mucho más propenso a sufrir lesiones.

Suplementos nutricionales

Para evitar la deshidratación, preparar tu cuerpo para el running y ayuda al músculo en la recuperación posterior. Los suplementos nutricionales pueden ser de gran ayuda. Será imprescindible que escojas siempre productos de calidad.

Cuida tus pies

Es una de las partes del cuerpo que más sufren cuando corres, por ello, cuídalos siempre. Lávalos y sécalos a diario, hidrátalos al menos dos veces a la semana y corta las uñas con frecuencia. Tampoco dejes de ir al podólogo para tratar los callos, durezas o cualquier otro problema que pueda aparecer.

Escoge las zapatillas adecuadas

El calzado de deporte y el resto de la vestimenta que uses al correr son también muy importantes. Deben estar adaptados a tus necesidades y objetivos como runner. En el caso de las zapatillas, será esencial que su amortiguación sea la adecuada según el peso y ergonomía, adaptada a la manera de pisar.

Practica deporte con cabeza y no te olvides de disfrutar.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *