¿Tendinitis? Culpa del mal uso del ratón del ordenador

 

Tendinitis: las causas y como prevenirla. 

 

Tendinitis es una enfermedad que afecta los tendones del pulgar y de la muñeca.

El dolor aumenta cuando se intenta agarrar un objeto.

Puede ser consecuencia de un mal agarre, en este caso, del mouse.

 

Usamos teléfonos y tabletas por ocio o por trabajo, durante varias horas, y al final del día podemos sentir mucho dolor en las muñecas.

Las lesiones tendinosas son muy frecuentes entre los deportistas.

Concretamente en la muñeca, y suele pasar en todos los deportes que incluyan una sobrecarga de la articulación, según la doctora reumatóloga presidenta de SETOC (Sociedad Española de Tratamientos con Ondas de Choque).

 

 

Es importante reconocerla y tratarla de forma temprana para que no haya degeneración por mala reparación del mismo.

El uso reiterado de ratón del ordenador y forzar las articulaciones nos lleva a sufrir tendinitis o sobrecargas musculares.

Mal curadas pueden apartarnos de manera definitiva de nuestro deporte o, estar de baja en el trabajo.

 

 

 

 

 

 

¿Cuándo aparece el dolor?

El dolor se produce por el hábito de hacer clics sin un ángulo adecuado de la muñeca.

Con el antebrazo sin apoyo, y un dispositivo pequeño que no deja ser sujetado con toda la palma.

De esta manera, la mano queda en una posición forzada durante más tiempo que el recomendable y ahí comienzan a producirse las lesiones.

Ese movimiento mal realizado aumenta la inflamación de los tendones.

Aparecen síntomas que van, desde pequeños dolores en distintos puntos del codo y la muñeca o, incluso, puede llegar a producirse adormecimiento de los dedos.

 

 

 

 

 

 

¿Qué hacer para mejorar o prevenir la tendinitis?

  • Cambiar los hábitos, tratar de reemplazar o alterar los clics y operar los programas con el uso del teclado.
  • Tomar un descanso de 15 minutos cada 2 o 3 horas de trabajo con la máquina.
  • Practicar ejercicios de estiramiento con los dedos o relajación de los brazos.
  • Utilizar dispositivos con diseño ergonómico, aunque son más costosos su diseño y materiales permiten que la mano y la muñeca adopten posiciones más naturales.
  • Apoyar todo el antebrazo sobre el escritorio para utilizar el mouse. De esa manera se reduce la presión sobre la mano.
  • Elegir el mouse de tamaño indicado, el más recomendable es el más grande que permite agarrarlos con toda la mano.

 

 

¡Cuida todos los detalles, evitarás el dolor!

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *