¿Te sientes sola?

La soledad es el resultado de relaciones sociales deficientes, constituye una experiencia subjetiva ya que uno puede estar solo sin sentirse solo o sentirse solo cuando se encuentra en grupo. Destacamos dos tipos de soledad: la emocional, o ausencia de una relación intensa con otra persona que nos produzca satisfacción y seguridad, y la social, que supone la no pertenencia a un grupo que ayude al individuo a compartir intereses y preocupaciones.

La soledad es mala compañía

Desde que nacemos nos acompaña el miedo, el abandono, miedo a sufrir, a ser atacados… Este sentimiento lo tenemos de los padres. Depende de cómo vivamos nuestras experiencias parentales y de cómo hagamos frente a estas sensaciones nos llevarán a percibir la soledad como una bendición o como una maldición.

Sentirte solo emocionalmente, reside en una buena comunicación con uno mismo. El encuentro con  alguien afín  sosiega el sentimiento de soledad. Mientras que todo impulso negativo, te lleva a la soledad más dolorosa y a un sentimiento de inseguridad que no se corresponde con la realidad de los hechos. A veces, la soledad es una situación que hemos de aspirar a convertir en transitoria y que conviene percibir como no forzosamente traumática ya que todos solemos sentirnos solos en alguna vez de nuestra vida.

Cuando uno se encuentra bien consigo mismo, no le importa llegar a casa y encontrarse solo, porque nos sentimos acompañados de todas nuestras relaciones sociales. Vivir solo puede ser una buena opción de vida, pero no puede hacerse si no gozamos de unas buenas relaciones sociales, si no gozamos de una buena salud social.

Imágenes: Pinterest

Autor: Sara Sánchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *