Suplementos alimenticios: ¿Son realmente necesarios?

Actualmente vivimos un boom en el consumo de los suplementos alimenticios. Esta demanda se ha traducido en la apertura de muchos comercios que los ofrecen bajo el cartel de ecotienda, tienda natural, parafarmacia o simplemente, el herbolario de toda la vida, ahora modernizado.

En estos comercios podemos comprar los suplementos vitamínicos clásicos, de un solo elemento o de varios, ahora enriquecidos con otros nutrientes ensalzados por la filosofía antiage. Algunos ejemplos son el Omega3 o el resveratrol. También selenio y magnesio para las tratamientos de belleza, junto con los intocables colágeno y ácido hialurónico. Por supuesto, fibra, hierro, calcio y otros.

La pregunta que mucha gente me hace es si estos suplementos alimenticios son realmente necesarios y útiles. Pues bien, si nuestra dieta es balanceada, con un equilibrio regular y mantenido en cuanto a la toma de nutrientes esenciales, no necesitaremos aportes extras. No incluyo aquí situaciones excepcionales como el embarazo, los esfuerzos deportivos, intelectuales y las enfermedades, entre otros.

suplementos_alimenticios

Lo que está sucediendo es que nuestro modo de vida moderno en vez de suponer una mejora en la alimentación, puesto que tenemos acceso a todos los productos esenciales, está perjudicándonos, paradójicamente. La razón es la gran demanda de productos cárnicos, que ha dado lugar a la producción en masa, sin control de alimentos derivados de la vaca y el pollo, sino también la creación de productos complementarios vacíos de nutrientes. Me refiero a los congelados precocinados como los nuggets.

En estas situaciones pensamos que tomamos la proteína necesaria de la carne, cuando lo que estamos consumiendo es una grasa muy perjudicial para la salud. De ahí que a veces, realizando varias comidas al día, entre las que se encuentra la carne e incluso el pescado puedan surgir estados carenciales. Necesitamos los suplementos porque la comida no lleva lo que promete en su etiquetado.Lo mismo pasa con las verduras. No es que no sepan y huelan como antes, es que no alimentan como antes.

Además de estas circunstancias adversas, en estados de desnutrición se necesitan suplementos alimenticios.Pongamos un dramático ejemplo, el de los refugiados que vienen a Europa huyendo de la guerra. Su organismo está absolutamente descompensado por el hambre, el frío y el estrés. Necesita regularizarse y este es el caso ideal, como complemento a los tratamientos particulares que necesitan estas personas.

Luego, como he hablado, casos concretos de enfermedad. Por supuesto, el hierro, para las mujeres que presentan mucha pérdida en la menstruaciones, ácido fólico en el embarazo o vitamina D, muy presente en los rayos solares, para quienes viven en países del norte, y necesaria para el buen estado anímico y la absorción del calcio en los huesos.suplementos_1

No obstante, y según os contaba anteriormente, dado que no podemos estar seguro de ingerir los nutrientes necesarios, y también según que etapas de la vida, podemos ayudarnos un poco con algunos suplementos como el Omega 3, ácidos grasos, ya que son un potente antioxidante y un anticancerígeno, por decirlo de una manera que se comprenda, de carácter natural. Llegada cierta edad, no está de más preguntarle al médico de cabecera si nos recomienda algún suplemento según nuestro estado, que él bien conoce. Colágeno, para el envejecimiento y nuestros tejidos u otros que él considere.

En cuanto a sí son perjudiciales, debemos prestar atención en todos los casos a los aditivos. Además , ojo a las vitaminas A, D, K y E, las liposolubles se acumulan en los tejidos y pueden interferir con algunos medicamentos, con lo que hay que tener precaución y preguntar siempre al médico. No tomarlas por nuestra cuenta. La Vitamina B, en especial B2 no se recomiendan para los enfermos de cáncer puesto que interfieren en el tratamiento de quimioterapia.

Quiero, por último, poner especial atención, sobre el abuso de suplementos para deportistas que a veces incumplen las normas sanitarias y que se han venido vendiendo en los propios gimnasios sin ningún control . Son productos que están dando problemas sobre todo en cuanto a salud cardiovascular.

Ahora bien, si un deportista profesional, de élite o un deportista regular lleva un control por su médico y éste le aconseja un suplemento, debe tomarlo. Pero siempre en unas pautas controladas y bajo supervisión. Por supuesto, también se deberá controlar el producto propiamente dicho: dónde se compra, su etiquetado, su procedencia y que esté aprobado por la Agencia del Medicamento.

ata poouramini 3 copia

Ata Pouramini es director de Quiropractic Group y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *