Ser madre hoy: Síndrome del Burnout

Ser madre es precioso, pero puede llegar a ser realmente agotador.

Es trabajo continuo los 365 días del año, con horario indefinido. Muchas madres en el mundo, especialmente las que además trabajan, sufren lo que se conoce como el síndrome del Burnout.

Te contamos en esta ocasión de qué se trata y cómo se puede tratar de evitar.

Según la Asociación Torácica Americana, el síndrome del Burnout aparece sobre todo entre las mujeres oficinistas y las madres trabajadoras.

Uno de los detonantes más comunes es que las expectativas e ideales de la persona no coinciden con su posición actual -en la vida o trabajo-, lo que no hace más que aumentar el estrés emocional.

 

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Burnout?

  • Cansancio constante: quienes lo sufren se sienten siempre cansados. Por las mañanas, se experimenta un desgano generalizado, aunque se haya dormido muy bien durante la noche. Por ello, se está más irritable, puede haber dolor de cabeza y / o en las articulaciones y es difícil el concentrarse.
  • Despersonalización: esta se manifiesta como la incapacidad de ser amable con otras personas, incluyendo la familia y gente más cercana. La persona que sufre este síndrome buscará estar sola y evitará la interacción con otros. La empatía suele desaparecer.
  • Realización personal reducida: la persona que sufre el Síndrome de Burnout suele pensar que la familia no es suficiente para la felicidad, ni el trabajo ni ningún otro tipo de logro personal. Suele haber frustración, molestia, irritabilidad e incluso depresión.

 

Prevenir el síndrome de Burnout

Será esencial buscar respaldo en la familia, en la pareja o incluso en los amigos. Delegar parte de la responsabilidad, buscarse un tiempo para sí mismo, para descansar de las obligaciones y para conectar con uno mismo.

Este síndrome genera, además, abandono en la imagen de la persona, lo que lleva a más desidia y a un círculo depresivo que hay que tratar de evitar.

No olvides lo que te gusta y resérvate un momento en la semana para hacerlo, sea una actividad física, una disciplina artística o una manualidad.

En este sentido, el ejercicio es un buen hábito que te asegurará mayor bienestar. Entre los beneficios, se cuenta que ayuda a controlar las hormonas del estrés, especialmente, el cortisol.

Recuerda, busca ayuda en tu gente cercana. Tomarte un tiempo para ti no te convertirá en mala madre, delegar el cuidado de tu pequeño a tu pareja o a un familiar para poder hacer eso que tanto te gusta de vez en cuando, nos ayudará a sobrellevar y mejorar una situación que nos angustia.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *