Sequedad vaginal: ¿Cómo aliviarla?

 

Tips para aliviar la sequedad vaginal. 

 

La sequedad vaginal es un problema que afecta a muchas mujeres.

Suele asociarse a la menopausia, pero puede afectar en cualquier etapa de la vida.

No es una alteración grave, pero puede ser muy molesta y alguno de los síntomas son:

Irritación, sensación de quemazón en la zona genital, picores y dolor al mantener relaciones sexuales.

 

Esa condición se produce cuando disminuyen los fluidos de la vagina y está pierde su lubricación natural.

En la menopausia ocurre por la reducción en los niveles de estrógenos y progesterona.

Pero puede ocurrir por otras causas como ser infecciones causadas por hongos o bacterias, el estrés, diabetes, o el uso de productos de higiene inadecuados.

 

 

 

 

¿Cómo aliviar la sequedad vaginal?

Hidratante vaginal.

Es un gel que se introduce en la cavidad vaginal para lograr humedecer la zona y que desaparezcan las molestias.

Es fundamental elegir un producto natural, que no contenga colorantes o perfumes.

Existen muchas marcas naturales en el mercado que contienen centella asiática.

La cual aporta un efecto regenerador.

Y, el ácido hialurónico que aporta una hidratación extra.

 

Lubricantes en las relaciones.

Para mejorar los síntomas se suele utilizar un lubricante que tenga base acuosa para ayudar a la hidratación y que sea compatible con el uso de preservativos.

 

Terapia hormonal local.

Cuando las cremas hidratantes no son suficientes se puede recurrir a este tratamiento.

Consiste en administrar dosis bajas de estrógenos locales que se aplican directamente en la zona, en forma de óvulos o cremas mediante un aplicador.

 

 

Consejos para asegurar tu bienestar vaginal

  • Cuando la mucosa vaginal está muy delicada, es primordial utilizar productos formulados para la higiene genital.
  • Evita jabones perfumados y geles de ducha.
  • Utiliza ropa interior de algodón ya que las fibras sintéticas no son amigas de la transpiración, pudiendo causar alteraciones en el pH de la vagina y alterar la lubricación.
  • Evitar el tabaco que además de dañar los pulmones, perjudica la piel y las mucosas.
  • Debes tener cuidado con ciertos anticonceptivos orales y algunos fármacos como: antidepresivos, antihipertensivos, antiulcerosos, y antihistamínicos, cuyos compuestos pueden tener efectos secundarios como la disminución del flujo vaginal.

 

Si te surge alguna duda, o tu malestar es recurrente deberías pedir una cita con tu ginecólogo.

 

 

 

 

 

Imágenes: Vida y Estilo, La guía femenina.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *