Se acabó el verano, se acabó el amor: cómo poner fin a una relación temporal

Siempre el camino debería comenzar por ti misma,es casi la única garantía que tienes de vivir en armonía y alegría

Y se acabó el verano y también el amor; y aunque probablemente no sea este el momento, dentro de unos días intenta empezar a pensar: Era amor de verdad?

El riesgo que corres cuando se acaba un romance es dejarte sola de ti misma;perderte como si al irse tu pareja te hubiera llevado a ti consigo.

Esto ocurre cuando te entregas a tu pareja con olvido de ti, cuando te centras en él dedicándole tu tiempo y aún tu «no tiempo» olvidándote de ti; como si creyeras que sin él no podías vivir. Como si no supieras vivir contigo.

Fue un amor de verano; pero lo has llevado más lejos dentro tuyo;no has sabido disfrutar el momento (que es casi el eje de los amores de verano) y has vuelto a poner las ilusiones demasiado altas .Has vuelto a creer que era este quien te llevaría (de ti).

Es tan gratificante el amor sin compromiso ni obligaciones ,tiene tanta magia y placer que se corre el peligro de confundirse más aún de lo que naturalmente se idealizan las parejas en su comienzo.

No siempre se toma en cuenta que la situación distorsiona la realidad y que, si bien alguna vez esa relación puede prosperar, lo usual es que no ocurra y por lo tanto puedes sufrir más la confusión que la pérdida (que en realidad no es tal pues no has perdido un amor sino un bellísimo momento).

Ahora que el verano acabó, que esta ilusión se ha desmoronado viene la despedida; pero despedirse de una ilusión es una oportunidad excelente para dar una bienvenida:a ti misma, a ti satisfecha de un buen momento pasado.

Comienza a encontrate contigo, vive de una manera más plena, profundiza tu camino personal. Cuando más trascendente sea tu vínculo contigo menos dolorosas las relaciones con los demás, porque serán exactamente eso y no un medio para que te saquen de ti, para que te salven de ti misma.

Mariana Fiksler
www.Hijosypadres.net
www.padresehijos.miarroba.com

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *