Hábitos para aumentar tus defensas

En estos meses de frío y cambios de temperatura es importante que nuestro sistema inmunitario esté bien preparado. Por ello, es conveniente que prestes atención a tus defensas y aportes una ayuda extra a tu organismo. Sigue leyendo y descubre los hábitos y alimentos que te ayudarán.

La alimentación es más que fundamental para tener en buena forma las defensas. Los expertos en nutrición recomiendan aportar a nuestro organismo vitamina A, C, E y minerales, como el zinc o el hierro, para favorecer nuestra respuesta inmunológica.

  • Vitamina A: se encarga del buen estado de las mucosas. La encontrarás en el hígado, las yemas de huevo, los lácteos enteros y los vegetales que contienen carotenos (por ejemplo, las frutas y verduras de color anaranjado y hortalizas de hoja verde oscuro).
  • Vitamina C: su función es esencial, ya que es la encargada de impedir a numerosos virus provocar infecciones. Se encuentra en los tomates y pimientos, en los cítricos y los kiwis.
  • Vitamina E: aumenta la capacidad de respuesta del sistema inmunológico. Toma aceite de oliva a diario, cereales integrales y frutos secos.
  • Vitaminas del grupo B: destaca el ácido fólico o la vitamina B9, que logra que el organismo sea más resistente a las infecciones, y la B6, que refuerza la función de los linfocitos. Están en las verduras de hoja verde, legumbres, frutas, patatas, plátano, cereales y nueces.
  • Hierro: estimula tus defensas, lo que te hace más resistente a la enfermedad. No olvides incluir en tus dietas carnes (al menos, dos veces por semana), berberechos, sardinas, legumbres, huevos y verduras de hoja verde. Recuerda combinarla con la vitamina C, que ayuda a la absorción del hierro.
  • Zinc: este mineral es importante para que el sistema inmunológico sea capaz de responder rápido a cualquier agresión. Asegúrate de “enriquecer” tus menús con cereales integrales, legumbres, mejillones y carnes magras.

Infusiones: tu botiquín más natural

Tomillo: sus hojas son ricas en un aceite esencial, el timol, que le da propiedades tonificantes, antisépticas y expectorantes.

Equinácea: es considerada uno de los mejores estimulantes naturales del sistema inmunológico. Previene las infecciones respiratorias o acorta su duración.

Saúco: mejora las defensas y ayuda a luchar contra las infecciones. Puede reducir la duración de una gripe.

Llantén mayor: tiene propiedades antibacterianas y antitusivas, por lo que es muy útil en el tratamiento de enfermedades de las vías respiratorias.

Desde Nosotras, te recomendamos que añadas miel y limón al preparar tus infusiones: multiplicarás su efecto protector.

Imagen: Datoavisos.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *