Salud: ¡Consejos para mantener una buena postura!

A lo largo del día se mantienen malas posturas con las que la espalda no se tiene recta y se producen algunas dolencias que, con el paso del tiempo, desencadenan en problemas de espalda que se aprecian, incluso, físicamente

Y no sólo son posturas por el uso de ordenadores o por el puesto de trabajo, sino también en el día a día e, incluso, en el hogar, ya que no siempre se duerme bien o se tiene un buen colchón y una buena almohada o se emplean cojines para estar sentada. Una situación que puede corregirse con seis sencillos consejos.

Los dos primeros de ellos están relacionados con dormir. Y es que la posición en la que se duerme es fundamental. De hecho, lo mejor, salvo que ya haya un problema de espalda y se tengan que seguir consejos médicos, es dormir en posición fetal para tener un sueño reparador y que no duela la espalda.

Esta posición se basa en dormir de lado, para que la columna sufra menos, con las piernas ligeramente flexionadas. También se puede dormir boca arriba, pero en este caso, es aconsejable poner un pequeño cojín debajo de las rodillas para que la espalda este bien estirada y no forzar su posición.

Además, a la hora de dormir, hay que tener un buen colchón y una buena almohada. En el caso de la almohada, debes fijarte en que la cabeza se mantenga bien alineada sobre el cuerpo cuando se apoya sobre ella, evitando todas aquellas que sean excesivamente duras o demasiado blandas y las que sean muy elevadas.

Lo mejor es probarla antes de comprarla. Y, referente al colchón, tiene que adaptarse bien al cuerpo y ser firme. Pero cuidado porque no es verdad que sea mejor el colchón que es más duro. Aparte, no olvides que hay que cambiarlo cada diez años como máximo.

A la hora de estar sentada hay que cuidar mucho la postura porque reduce el dolor, además de aumentar la autoestima, y en los casos en los que se pase mucho tiempo sentada, es conveniente tener un cojín o toalla enrollada entre la curva que se forma hacia dentro en la zona lumbar y la silla para favorecer que la espalda esté en su posición natural.

Otra solución casera para saber sentarse es levantarse, elevar el mentón ligeramente, alinea las orejas con los hombros y éstos con las caderas. En esa posición, se colocan las manos sobre los muslos y se inclina ligeramente hacia adelante, pero con la espalda erguida. Como resultado: la postura que debes mantener al sentarte.

Y, por supuesto, un buen aliado para la espalda es el ejercicio. Una buena interesante puede ser el pilates porque con sus ejercicios se desarrolla la fuerza en la musculatura, favoreciendo el mantenimiento de la postura correcta. También son beneficiosos el yoga, siempre que no se tenga problemas de espalda, y el tai chi.

Autor: Eva Sereno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *