¿Sabías que el estrés laboral es tan perjudicial como ser fumador pasivo?

Según un estudio realizado en la Universidad de Harvard, el estrés laboral puede ser tan malo para la salud como ser un fumador pasivo.

Las prolongadas horas de trabajo aumentan las posibilidades de muerte prematura y la preocupación por perder la fuente laboral, es la que más enfermedades ocasiona.

El estrés laboral es tan malo como el tabaquismo

Según el estudio realizado por investigadores de 228 estudios, determina que las altas demandas laborales aumentaron en un 35% las probabilidades de que un médico diagnosticara alguna enfermedad.

Las prolongadas horas de trabajo aumentaron las posibilidades de muerte prematura en casi un 20%.

El mayor estrés ocurría ante la preocupación de perder la fuente de trabajo. Eso aumenta las posibilidades de tener problemas de salud en un 50%. Estos estudios arrojan números superiores en comparación a aquellos empleados que tienen posibilidades de tener mala salud por complicaciones derivadas del tabaquismo.

 

 

Respuesta del organismo el estrés laboral

La persona expuesta a largos periodos de estrés laboral, como cuando las demandas exceden la capacidad de respuesta de la persona, puede sufrir posibles síntomas como cansancio, desgaste físico general, cambios de humor, irritabilidad o tristeza, entre otros.

Según cifras de la OMS (Organización Mundial de la Salud), el país que ocupa el primer lugar en estrés laboral es México, por encima de China y Estados Unidos, las dos economías más grandes del planeta.

El estrés laboral puede ser mucho peor que fumar y puede ser muy costoso a nivel económico y personal.

Los estudios mencionados, no ofrecen soluciones para que los empleadores logren que el trabajo sea menos estresante, cada persona debe ajustarse a las necesidades específicas y cuidar su salud.

 

Consejos para reducir el estrés laboral

  • Organiza tus actividades, tus metas y tiempos de entrega.
  • Destina un tiempo determinado para cada proyecto dependiendo de su importancia.
  • Realiza una lista de los trabajos pendientes y agrúpalos según sus prioridades.
  • No te exijas hasta superar tu propio límite, ni quieras tomar más tareas de las que puedas realizar.
  • Deja un espacio para relajarte, desconectarte y practicar alguna actividad que te cause placer.
  • Practica ejercicio con regularidad, te ayudará a bajar los niveles de ansiedad y estrés.
  • Duerme las horas necesarias, que sean adecuadas para tu organismo, actividades y edad.
  • Lleva una dieta equilibrada que contenga todos los nutrientes y vitaminas que necesita tu organismo.

 

 

Si no puedes lograr un equilibrio en tu vida, no dudes en buscar ayuda de un psicólogo. Te podrá orientar y ayudarte a ver el camino.

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *