¿Retengo líquidos o me deshidrato?… Te contamos lo que debes saber sobre el agua

El agua es el componente principal de los seres vivos, al igual que el planeta, nosotros estamos conformados por tres cuartas partes de agua. De hecho se pueden sobrevivir varios meses sin alimento pero unos pocos días sin agua.

El cuerpo humano tiene un 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta. Aproximadamente el 60 % de este agua se encuentra en el interior de las células (agua intracelular). El resto (agua extracelular) es la que circula en la sangre y baña los tejidos.

En el agua de nuestro cuerpo tienen lugar las reacciones que nos permiten estar vivos, es el medio por el que se comunican las células de nuestros órganos y por el que se transporta el oxígeno y los nutrientes a nuestros tejidos. El agua también es la encargada de retirar de nuestro cuerpo los residuos y productos de desecho del metabolismo celular.

Gracias a la elevada evaporación del agua podemos regular nuestra temperatura (al sudar o segregar mucosa nivelamos el calor en nuestro cuerpo y lo depuramos).

Si te preocupa invertir en tu futuro y tratar de gastar lo menos posible cuando llegues a la plenitud en la edad adulta (en médicos, cremas y botox) debes consumir diariamente cantidades suficientes de agua para que tu organismo funcione de la forma correcta. En promedio los seres humanos necesitamos dos litros de agua al día (como mínimo), pero si te cuesta trabajo beber agua simple, no te preocupes ya que una tercera parte la obtenemos de los alimentos y el resto del agua que bebemos.

El agua puede ralentizar la digestión

De acuerdo a la Universidad Nacional de Educación a Distancia si consumimos grandes cantidades de agua durante o después de las comidas, disminuimos el grado de acidez en el estómago al diluir los jugos gástricos. Esto puede provocar que las enzimas que requieren un determinado grado de acidez para procesar los alimentos quedan inactivas y la digestión se ralentiza.

Si el agua que bebemos durante la comida es fría, la temperatura del estómago disminuye y esta se ralentiza más.

De acuerdo a la medicina china la mejor forma de beber agua es a temperatura ambiente, ni muy fría ni caliente ya que esto impacta directamente la salud de los riñones.

Como norma general debemos beber en los intervalos entre comidas, entre dos horas después de comer y media hora antes de la siguiente comida.

En la mayoría de las poblaciones se recomienda beber agua embotellada en lugar de agua del grifo ya que a las redes públicas de distribución de agua se le añaden compuestos químicos como el flúor o el cloro (para combatir la contaminación microbiológica) pero esto puede resultar peligroso incluso en las dosis utilizadas por la sanidad pública.

Además si las tuberías por donde circula el agua hasta nuestro grifo están hechas de plomo, es conveniente saber que este metal pesado se disuelve en el agua de consumo, y que el plomo es un tóxico para el organismo.

¿Cuánta agua pierdo cada día?

A través del sudor, la orina o la respiración perdemos cerca de dos litros y medio diarios. El organismo necesita reponer estos líquidos.

¿El agua me hace adelgazar o engordar?

El agua no tiene calorías, no aporta energías ni nutrientes, por lo tanto no engorda, aunque si tu consumo de sal no es el adecuado puedes comenzar a retener líquidos y esto si genera que subas de peso.

El agua no adelgaza, de acuerdo a hacerdieta.com, el agua por sí misma no es capaz de degradar las grasas, ni de ejercer efecto ‘quema grasas’, lo que sí es cierto es que sin ella no se podrían efectuar los procesos metabólicos y quemagrasas en nuestro organismo.

Beber agua antes o durante la comida nos da un efecto saciante, lo cuál genera que comamos menos y entonces bajemos de peso.

¿Y quienes retienen líquidos que deben hacer?

El exceso de sal, alcohol, dietas muy bajas en proteínas y/o desequilibradas, inactividad física, fluctuaciones hormonales menstruales y del embarazo pueden producir retención de líquidos.

Debido a que la orina contiene sales que retienen líquidos, cuanto más diluída esté más sencillo será eliminar la sal y evitar o reducir en gran medida la retención de líquidos. Por ello es necesario beber entre 6 y 8 vasos de agua diarios mínimo para diluir la orina.

Si le das a tu cuerpo un vaso de agua por las mañanas, le estarás dando la señal de que recibirá el agua que necesita a lo largo del día y no tendrá necesidad de retener líquidos, en la web mujer de élite recomiendan algunas infusiones como el té de manzanilla, diente de león, cola de caballo, enebro, perejil y rabillos de cereza por sus propiedades diuréticas.

Los fármacos diuréticos son eficaces para la eliminación de retención de líquidos en pacientes con problemas médicos tales como enfermedades del corazón, riñones o hígado, pero tienen un efecto de rebote al estimular las hormonas responsables de retener agua y sales, si se dejan de tomar, se producirá un aumento considerable de retención de fluidos.

Los diuréticos sólo deben tomarse bajo prescripción y supervisión médica.

¿Si bebo demasiada agua puede ser perjudicial?

El proceso de asimilación de nutrientes, regulación intestinal y digestiva, control de la temperatura, eliminación de toxinas e hidratación de las mucosas dependen de una buena hidratación, pero si bebemos agua en exceso cuando no requerimos tales cantidades podríamos correr el riesgo de perder sales minerales esenciales para el organismo, como por ejemplo, el potasio.

Una señal que determinará si tu cuerpo está bien hidratado será comprobar el tono de tu orina (suena raro) pero si está clara y posee un tono amarillo transparente, significará que estás hidratada adecuadamente.

Ver Más…

Descansar y trabajar a la vez, es posible: Déscubrelo

Los smoothies: Complemento nutricional de moda entre las dietas de las celebrities

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *