Quemaduras del sol: ¿Cómo aliviarlas en casa?

 

Remedios caseros para aliviar las quemaduras del sol en casa 

 

Las quemaduras del sol siguen siendo un problema bastante frecuente en verano.

Explican que las quemaduras solares repetidas pueden llegar a provocar cáncer de piel. El principal error que se comete es no aplicarse el fotoprotector, así lo aseguran los médicos y dermatólogos.

Por lo tanto, se producen quemaduras porque no se han protegido determinadas zonas como el borde de las orejas, la zona más alta de la espalda y los labios.

El daño también puede darse por la acumulación de sol sin protección en la piel. El riesgo de que una persona tenga un melanoma se duplica si se sufren 5 o más quemaduras solares.

 


¿Cómo aliviar las quemaduras solares en casa?

Existen muchos recursos para aliviar el dolor de una quemadura en la piel, como pueden ser tópicos y soluciones que venden en las farmacias, pero también se pueden utilizar elementos sin salir de casa.

Leche

Por sus componentes variados en ácidos grasos y lácticos, tienen propiedades calmantes que alivian el dolor en las zonas afectadas. Se recomienda aplicar la leche mediante un paño suave o una gasa de algodón en la zona afectada muy suavemente.

Pepino

Calma el ardor y regenera la piel. Lo ideal es licuarlo hasta obtener una pasta de consistencia suave y aplicarlo al igual que una crema sobre la zona, o aplicarlo directamente en rodajas sobre la piel.

 

Yogur

Las proteínas que contiene ayudan a mantener la piel húmeda y se recomienda aplicarlo y posteriormente lavar la zona con agua fría.

 

Vinagre

Por su contenido en ácido acético alivia el ardor  e inflamación en la piel.

Se recomienda preparar una solución compuesta por un litro de agua junto a una cucharada de vinagre. La mezcla se aplica con compresas húmedas sobre la zona a tratar.

 

Té helado de manzanilla

Los taninos del té ayudan a aliviar las molestias de las quemaduras del sol. Preparas el té, lo dejas enfriar, y le agregas hielo.

Luego lo aplicas en forma de compresas. También se puede aplicar mediante una botella con atomizador y rociar.

 

Tomar un baño de agua fría

Ayuda a bajar la temperatura de la piel y refrescarla. Hidratar el cuerpo abundantemente ya que al exponerlo al sol pierde agua y sales esenciales.

Debes aumentar la ingesta de líquidos para hidratar el cuerpo por dentro y estarás beneficiando a tu piel. Además, evitarás las consecuencias nocivas de la deshidratación.

 

Importante

Es imprescindible que tomes precauciones a la hora de exponerte al sol. Recuerda que sin la protección adecuada produce envejecimiento prematuro, y lo que es más grave pueden presentarse casos con lesiones premalignas y malignas.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *