Debes añadir azúcar a la dieta, ¿sí o no?

El azúcar es uno de los alimentos más consumidos hoy en día: no solo de forma directa a través de las infusiones o similares sino también, y sobre todo, por intermedio de otros alimentos que lo contienen, de forma natural o añadida. Aunque la Organización Mundial de la Salud -OMS- se recomienda un consumo diario de azúcar que no supere los 50 gramos, según datos estadísticos, en España esta cifra supera los 110 gramos diarios, duplicando así las recomendaciones médicas.

Desde hace décadas y décadas, que el azúcar es componente básico de una infinidad de alimentos: desde la industrialización y la masificación de los alimentos, que el azúcar -en todas sus variantes- es un ingrediente que no falta. Lo cierto es que, para asegurar una buena salud con el paso de los años, es necesario que se reduzca el nivel de azúcar consumido a diario.

azucar2

Vale recordar que el azúcar es factor de riesgo para el desarrollo de múltiples enfermedades, en especial, de diabetes tipo 2, pero también incrementa la probabilidad de padecer sobrepeso y/o obesidad, de sufrir deterioro dental y de envejecimiento prematuro, entre otros trastornos de salud. En este sentido, el más nocivo de todos es el azúcar blanco o refinado, por lo que lo mejor será que optéis por azúcar mascabo o integral.

El mayor porcentaje de azúcar que se consume en la dieta occidental promedio proviene de los alimentos procesados, no obstante, el azúcar puede estar “escondido” en cualquiera de sus múltiples denominaciones, nombres que convendrá conozcáis para saber a qué atenerse a la hora de escoger uno u otro producto de la góndola.

Los varios nombres del azúcar

Los posibles nombres del azúcar incluyen: dextrosa, fructosa, fructosa cristalina, jarabe de fructosa, jarabe de maíz, glucosa, sacarosa, maltosa, zumo de caña de azúcar evaporado, etc. Algunas de estas sustancias no son específicamente azúcar, pero son compuestos dulces con similar aporte calórico y efecto metabólico que éste, de aquí que también se los incluya en la lista.

Al momento de comprar, será necesario entonces que leáis las etiquetas de los productos para saber con qué están elaborados los alimentos. Una clave sencilla: si el azúcar o alguno de sus otros nombres figura al tope del listado de ingredientes, de seguro se trata de un alimento con gran porcentaje de azúcar.

Imágenes: universonatural, glamour.mx

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *