¿Qué puede revelar tu postura corporal sobre tu personalidad?

La postura corporal, tus gestos, el contacto visual o como te vistes pueden revelar mucho más de lo que crees acerca de tu estado de ánimo y tu personalidad.

La comunicación no verbal es todo un mundo del que no nos cansamos de descubrir nuevos conceptos. Solemos pensar que si tenemos una postura corporal encorvada es debido al peso que cargamos diariamente. Aunque todo está relacionado, tu personalidad y cómo te sientes en cada momento también puede afectar tu postura corporal.

 

 

¿Qué dice tu postura corporal acerca de tu ti?

Investigadores de la Universidad de San Diego estudiaron a 100 personas para determinar si las extrovertidas y las introvertidas podían adaptar o no posturas corporales diferentes.

El resultado fue que el 96% de las personas que tenían una postura ideal eran personas que tendían a ser extrovertidas. En cambio, los introvertidos era mucho más propensos a tener la espalda plana con la pelvis inclinada hacia delante. Por lo tanto, podemos afirmar que la postura muestra rasgos de personalidad y dice de nosotros mucho más de lo que creemos.

¿Cómo lo mostramos?

  • Cuando tenemos miedo: No queremos llamar la atención y queremos pasar desapercibidos. En respuesta a ello, nuestros músculos abdominales se contraen como si nos encogiéramos para sentirnos protegidos y nuestra espalda se aplana sin que nuestro trasero se vea. Se trata de una postura común en personas introvertidas.
  • Seguros de nosotros mismos: Al sentirnos optimistas y seguros de nuestros actos, nuestra postura lo muestra. Posición recta y cabeza hacia arriba. No nos escondemos.
  • Mirar directamente a los ojos: Las personas seguras de si mismas y de sus acciones, transmiten seguridad y confianza manteniendo el contacto visual.
  • Posición de los brazos: La posición de tus brazos, manos y piernas revela mucho acerca de tu personalidad o cómo te sientes en ese momento. Si te encuentras con los brazos cruzados a la altura del pecho, puede que te encuentras enfadado, a la defensiva y con poca intención de escuchar otras opiniones.
  • Cómo nos sentamos: Sentarnos derechos, manteniendo una buena postura puede mostrar a los demás que somos alguien con el don de la paciencia. Mostraremos una imagen confiable a aquellos que se encuentren a nuestro alrededor.

 

 

  • tobillos cruzados: Si te sientas con los pies cruzas mostrarás a los demás una imagen elegante, abierta y consciente.
  • Brazos apoyados en el posa brazos: Si tu opción, consciente o inconsciente, es sentarte apoyando los brazos, mostrarás sensibilidad y atención a los demás.
  • Mantener las manos en el regazo: Mantener las manos sobre tu “falda” indicará timidez, serenidad y humildad.

Cuanto más consciente seas de cómo eres y cómo te sientes, será más fácil que te des cuenta lo mucho que tu postura corporal tiene que decirle al mundo.

Imágenes: Photonaps, Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *