Qué no debes hacer en la primera ola de calor del verano

 

Ola de calor: qué no debes hacer

 

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) anunció la primera ola de calor del verano 2019.

Durante esta semana gran parte de la Península y las Islas Baleares se están viendo afectadas por el aumento considerable de las temperaturas, superando en algunos lugares los 40 grados.

 

Para evitar los problemas de salud derivados de una ola de calor, como pueden ser los mareos, erupciones cutáneas por calor o calambres musculares, entre otros, reclamador.es explica qué no se debe hacer mientras dure este episodio de altas temperaturas originado por una masa de aire cálido procedente de África y cómo algunos convenios colectivos intentan mitigar los efectos de una ola de calor en los trabajadores.

 

 

Cosas que no se deben hacer durante una ola de calor

 

Sustituir el agua por bebidas azucaradas

Para evitar la deshidratación es importante no sustituir el agua por bebidas o refrescos azucarados. El mejor aliado para combatir las altas temperaturas y mantenerse hidratado es el agua. 

Tampoco es aconsejable sustituir el agua por bebidas alcohólicas o con cafeína, pues conseguirán el efecto contrario al deseado, que es mantener el cuerpo hidratado.

 

 

Salir a la calle entre las 12 y las 16 horas

Siempre que sea posible, se debe evitar salir a la calle en las horas centrales del día, pues es durante este periodo cuando los termómetros llegan a marcar las máximas temperaturas de la jornada.

Si es inevitable, el consejo es siempre intentar caminar por lugares en sombra, evitando la exposición directa al sol. 

 

Hacer deporte al aire libre

Durante esta primera ola de calor del verano es importante evitar el ejercicio físico en la calle, y mucho más en las horas centrales del día, como se señalaba en el apartado anterior.

 

Para no perder la forma física en verano, hay que realizar ejercicio durante las primeras horas del día o bien al caer el sol.

Otra opción es acudir a gimnasios o centros deportivos climatizados, donde puede realizarse deporte evitando exponerse a las altas temperaturas de la calle.

 

Olvidarse del protector solar

Si bien siempre es importante no salir a la calle o tomar el sol sin protector solar, durante la ola de calor es fundamental proteger la piel, pues además de evitar problemas graves de salud, recuerda reclamador.es, mantendrá la piel también hidratada.

Si las cremas solares no cumplen esta misión, otra opción es combinar las cremas hidratantes con el protector solar para conseguir el efecto deseado. 

 

Obviar la alimentación

Durante un episodio de altas temperaturas como el que se aproxima, es importante mantener una alimentación equilibrada, evitando comidas hipercalóricas.

Las frutas y ensaladas son buenos aliados en verano pues permiten mantener la temperatura corporal. 

 

 

 

Una alimentación equilibrada permite al cuerpo digerir de manera más sencilla los alimentos.

Lo contrario, es decir, una comida copiosa e hipercalórica, en definitiva, difícil de digerir, tiene como consecuencia directa una elevación de la temperatura corporal. 

 

Vestirse con ropa ceñida

Mientras la ola de calor se instala en la Península y las Islas Baleares es aconsejable también tomar precauciones con la ropa elegida durante el día.

Así, lo más recomendable es utilizar tejidos que dejan al cuerpo transpirar, además de ropa ligera que ayude a evitar la sensación de calor.

 

Por lo tanto, durante el verano y, especialmente, en momentos de mucho calor, lo recomendable es evitar prendas ceñidas al cuerpo que no dejen transpirar, relegando del armario tejidos sintéticos que provocan una mayor sudoración, sustituyéndolos por ropa de algodón o lino.

 

No llevar las gafas de sol

De la misma manera que se debe cuidar la piel, también hay que prestar especial atención al cuidado ocular.

Esto es, procurar utilizar gafas de sol o elementos que protejan la visión, como gorras o sombreros.

 

 

 

La exposición a la luz solar brillante, recuerdan desde reclamador.es, produce un aumento de la incidencia de cataratas, degeneración macular (especialmente relacionada con la edad) y, aunque en menor grado, tumores oculares.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pixabay

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *