¿Qué es la sinequia vulvar?

La sinequia vulvar o fusión de labios menores es algo muy frecuente en las bebés y niñas, ocurre cuando un labio de la vulva se adhiere al otro, cerrando así la entrada de la vagina.

No se trata de una malformación congénita sino de un problema ginecológico transitorio muy común, frecuente en niñas de entre seis meses y seis años de edad. La sinequia vulvar puede ser total o parcial -la más habitual-.

Generalmente no conlleva síntomas y es detectada en los controles de rutina del pediatra. Si la sinequia es total, puede ocasionar molestias o dificultad para orinar y, raramente, infecciones de orina.

La sinequia no se debe a un defecto en el desarrollo intrauterino, sino que se produce durante los primeros meses de vida. Puede deberse a múltiple causas, siendo el bajo nivel de estrógenos en esta etapa la principal, aunque también pueden influir otros factores como el uso casi exclusivo de toallitas húmedas en la higiene genital, irritación local, entre otros.

 

 

Como se dijo, en la mayoría de los casos, la sinequia vulvar es transitoria y se resuelve espontáneamente cuando aumenta la producción de estrógenos al llegar la pubertad. Las sinequias vulvares son muy frecuentes en niñas pequeñas y si no ocasionan problemas, no es necesario hacer nada.

¿Qué hacer en caso de sinequia?

La actuación en caso de sinequiva vulvar dependerá de los síntomas. Si no produce ningún síntoma, como se señaló, no será necesario tratarla.

Con el crecimiento y el aumento de la actividad de la niña los labios se irán separando de manera natural. Y con la pubertad y el incremento de las hormonas se acabará de completar el desarrollo de la mucosa y el problema desaparecerá.

Si hay infecciones de orina, dificultades para orinar o vulvovaginitis de repetición entonces sí se puede considerar la posibilidad de tratar la sinequia para disminuir estos síntomas.

¿Cómo tratarla?

Las sinequias vulvares se pueden tratar incluso en casa con una crema, formulada con estrógenos o con corticoides. El consejo general es aplicar esta crema a diario durante 1 ó 2 meses. Suele ser un tratamiento efectivo, aunque a veces los labios vuelven a adherirse al suspenderlo.

Tanto la separación manual como la aplicación de cremas de estrógenos deben ir acompañadas de unas medidas de cuidado e higiene para que los labios no vuelvan a adherirse:

  • Utilizar siempre jabones con pH neutro.
  • No usar tejidos ceñidos y sintéticos.
  • Retirar con suavidad las secreciones acumuladas en los pliegues labiales usando esponjas suaves o la mano.
  • Limpiar los genitales de adelante hacia atrás para evitar la contaminación de la vulva y vagina con agentes infecciosos provenientes de las heces.
  • Tras limpiar y secar la zona, hidratar los genitales con cremas suaves a base de vaselina o vitamina A+D.

Ante cualquier duda, recomendamos consultar con pediatra o médico de confianza.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *