Qué es la dysania y cómo combatirla

La dysania es un problema muy propio de estos días: cansancio crónico, desgana total y no poder levantarse por las mañanas son sus notas más características.

Te contamos qué es la dysania y cómo combatirla.

Como bien explican los especialistas, la dysania se refiere a aquellas personas que son incapaces de levantarse por las mañanas, y suele ser consecuencia de un trastorno depresivo mayor.

No hay que confundirlo con un cansancio eventual por las mañanas, sino que se define como una incapacidad crónica de salir de la cama.

Las personas que sufren de este trastorno pueden quedarse en la cama durante días y experimentan ansiedad ante la sola idea de tener que levantarse.

También pueden sentir una necesidad imperiosa de volver a la cama una vez fuera de casa.

 

 

 

Lo cierto es que la dysania suele ser un síntoma de otra enfermedad subyacente, por lo general, la depresión.

Cómo identificar la dysania

Según los expertos, la dysania es un síntoma de que algo -físico, emocional o psicológico- no funciona correctamente.

Por lo tanto, suele ser difícil diagnosticar por sí sola. Suele detectarse cuando se hace un examen físico y psicológico integral.

Como hemos dicho anteriormente, suele estar relacionada con la depresión.

La depresión puede afectar el cuerpo de distintas formas: por ejemplo, los trastornos del sueño, el letargo o el despertarse temprano suelen ser síntomas corporales de la depresión.

Siempre que no se trate de un problema de complejidad mayor, se puede intentar cambiar los hábitos de sueño para ver si uno se siente mejor.

Habrá que tratar, primero, de regular cuánto se duerme (la mayoría de los adultos requieren de entre seis y nueve horas de descanso).

 

 

La actividad física a primera hora de la mañana es otra buena forma de iniciar con más energía.

Intentar tener una rutina de sueño, acostándose todas las noches a la misma hora también puede ayudar.

Y, recuerda, la relajación es una de las claves.

Puedes intentar relajarte antes de ir a la cama con un baño con aromas o bien haciendo algunas posturas de yoga.

Deja fuera del cuarto todo tipo de distracciones, tales como tabletas o móviles.

 

El sexo relaja y da sueño, así que puedes probar con ello también.

Si después de todo esto sigues experimentando ansiedad o depresión a la hora de levantarte de la cama, consulta con tu médico.

 

Puede que sientas que simplemente eres un perezoso, pero a menos que vayas a revisión nunca lo sabrás con certeza.

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *